La Economía Colonial

Junto a los primeros conquistadores llegaron al continente varias especies de animales domésticos desconocidas hasta ese momento en América, como por ejemplo caballos, vacas, ovejas, puercos, etc.


Además, se introdujeron nuevas especies vegetales como el trigo, las hortalizas, la vid, y varios árboles frutales. Estos productos nuevos sumandos a los autóctonos proporcionaban una dieta relativamente rica que permitía la satisfacción de las necesidades de consumo básico de la población local, e incluso un pequeño excedente de vino, trigo, cueros y frutas secas se destinaba para la exportación hacia el mercado peruano.

En el siglo XVI la actividad económica que demandaba los mayores esfuerzos por parte de los conquistadores era la minería, y en particular la explotación de los lavaderos de oro en Quilacoya, Madre de Dios, o Marga Marga; debido a que los dos primeros se ubicaban en la zona sur, su explotación estuvo supeditada al desarrollo de la guerra.