Presidente Juan Luis Sanfuentes

El gobierno de Sanfuentes se caracterizó por una serie de leyes a favor de los trabajadores. Sin embargo, los problemas económicos lo llevaron a ser muy impopular.


En 1915 es elegido Juan Luis Sanfuentes, un liberal apoyado por nacionales y conservadores. La alianza electoral pronto se desintegra, debiendo gobernar con una fuerte oposición. Era un hombre alto, lo que obligó a confeccionarle su propia banda presidencial, tradición que desde ahí se impuso.

Problemas internacionales.

La Primera Guerra Mundial estaba en pleno desarrollo cuando inició su gobierno. Decidió mantener la neutralidad de Chile, y sacar provecho de esto negociando las ventas del salitre a cambio de valores preferenciales para el petróleo. Con los países vecinos hubo problemas con Perú, nación que pedía la devolución de Tacna y Arica. Este problema quedó pendiente hasta 1929.  Bolivia presentó la primera demanda internacional para recuperar su mar, en 1919 ante la Sociedad de Naciones. No tuvo éxito.

Proteccionismo económico.

El gobierno estableció la exclusividad para naves chilenas destinadas al transporte de exportaciones. Las compañías navieras crecieron, pero también los costos de los fletes. Se subieron los impuestos de aranceles a los productos importados, tendencia que se mantendrá en Chile por 60 años, encareciendo los precios de los productos extranjeros. La industria nacional se vio muy favorecida por esto, estableciéndose una azucarera, una  papelera y una metalúrgica, y varias más, todas ellas muy exitosas.

La economía tuvo un momento de auge durante la Primera Guerra Mundial, pero una vez que esta termina existe un stock de salitre guardado que obliga a bajar la producción. Nunca se recuperarían los niveles de exportación, pues en europa comenzó a fabricarse el salitre sintético, que era más barato esencialmente por él ahorro en los costos de transporte. Él cierre de salitreras se hizo en forma paulatina pero constante. Los trabajadores salitreros lo perdían todo: empleo, vivienda, arraigo. Se movieron en dirección de las grandes ciudades donde engrosarían las filas de los pobres.

Relación con el mundo obrero.

Un tema pocos años antes inexistente, se convirtió en una parte fundamental de la agenda de gobierno. Debió enfrentar las protestas anarquistas en la zona norte, y las huelgas de mineros del carbón en el sur. Las leyes que fueron aprobadas durante su periodo fueron:

  • Ley de descanso dominical, en 1917, que mejora sustancialmente la de 1907, convirtiendo realmente el día domingo en un feriado irrenunciable.
  • Ley sobre accidentes en el trabajo, en 1916, aunque solo en la práctica favorecía a los trabajadores con contrato, las normas de seguridad que ella implicó favorecieron a todos los trabajadores.
  • La ley de previsión de ferrocarriles, en 1917, que favoreció al importante gremio del transporte férreo.

Oposición política.

Fue sin piedad. Desde el cuestionamiento al nombramiento de una directora de un Liceo hasta la corrupción de la policía de Iquique, eran motivos suficientes para interpelar a los Ministros y destituirlos. Su gran rival fue Arturo Alessandri, que la gente comenzó a considerar un héroe en contra del poder que Sanfuentes y el Congreso representaban.

Educación.

En 1919 Sanfuentes decretó la creación de la Universidad de Concepción. Además, se construyeron edificios de gran tamaño destinados para colegios gratuitos. Pero, lo más importante fue la Ley de Instrucción Primaria Obligatoria, hecha en 1920. La educación había sido siempre un tema central en todo gobierno, pero con esta ley se obliga a los padres a enviar a sus hijos e hijas a estudiar. No era costumbre hacerlo, pues los empleos en general no requerían de estudios, pero frente a la industrialización resulta indispensable asistir a la escuela.

Fin de su gobierno.

Las protestas obreras y la intensa campaña presidencial de 1920, tenían al gobierno con una muy baja popularidad. La campaña presidencial para elegir a su sucesor tuvo niveles nunca antes vistos de violencia. Sanfuentes al abandonar el poder se convierte en uno de los primeros en hacerlo en medio de abucheos, y su caminata desde la Moneda al Congreso la hizo en medio de una lluvia de basura que le arrojaban. No es que lo hiciera mal, sino que representaba una antigua forma de hacer política.