Presidente Pedro Aguirre Cerda

Apoyado por el Frente Popular, llega a la Presidencia el radical Pedro Aguirre Cerda. Su origen social campesino, que emigra y triunfa en la ciudad, lo identifica con la mayoría de la población de Chile.


Elegido Presidente en 1938 por un período de seis años, Pedro Aguirre Cerda representa lo que puede lograr un ciudadano de clase media en Chile. Nacido en un pequeño pueblo, Pocuro, ligado a la actividad vitivinícola, y de ahí su sobrenombre “Don Tinto”; logró a través de la educación pública progresar hasta llegar a ser Presidente. Sus profesiones eran profesor y abogado. Sus ideas centrales de gobierno apuntaban a las libertades individuales, dando menor importancia a la Iglesia Católica, de la cual no era miembro. Su política económica se enfocaba hacia la creación de empresas estatales, y su política social se enfocaba sobre todo en el aumento de la cobertura de la educación. De hecho su lema de gobierno fue: “Gobernar es Educar”.

Elección.

La elección de Pedro Aguirre Cerda no fue fácil. Logró apenas el 50,2 (poco más del mínimo constitucional para no ir a la decisión del Congreso, donde dominaban sus opositores). El apoyo provenía del Frente Popular, que era una alianza política entre los comunistas, socialistas, democráticos y radicales. Además, votaron por Aguirre los Falangistas y los Nacionalsocialistas, estos últimos ligados al ibañismo y en consecuencia al ejército. Su elección era resistida por ser Aguirre un masón, aparente rival de la Iglesia Católica. Fue necesaria una declaración pública en que Aguirre se comprometió a respetar a la Iglesia para que los temores de que un comunismo ateo había llegado a Chile se disiparan. Por el contrario, la Iglesia y el gobierno de Aguirre fueron paulatinamente acercando posiciones.

Programa de gobierno

En su primer discurso ante el Congreso, en 1939, destacó lo que sería el eje de su mandato en materia económica: el aprovechamiento de las materias primas para que el pueblo pueda educar a sus hijos.

Esto en términos concretos se traduce en:

  • La creación de la CORFO, “Corporación de Fomento Fabril”, una institución estatal destinada a organizar los capitales necesarios para hacer industrias que aprovechando las materias primas existentes logren productos que reemplacen las importaciones. A este modelo económico se le conoce como ISI, “Industrialización por Sustitución de Importaciones”.
  • La construcción de 500 escuelas en los lugares más apartados del país. Se les implementará con todos los recursos necesarios para educar con calidad y gratis. La cobertura educacional deberá ser pronto en un 100%.

Gobierno

Aguirre asume el 25 de diciembre de 1938. Antes de cumplir un mes de gobierno debió enfrentar la emergencia del Terremoto de Chillán, que dejó literalmente en el suelo a toda la zona de Ñuble. Para enfrentar esta emergencia y las futuras, se creó la Corporación de Reconstrucción y Auxilio.

La proyectada CORFO fue difícil de sacar adelante en el Congreso, pues Aguirre era minoría en el poder legislativo. Sin embargo, por un voto logrado en la derecha, se aprobó. Se inició entonces el desarrollo industrial, la mecanización de la agricultura (que traería una fuerte migración del campo a la ciudad) y el fomento a la minería. A los pocos años Chile tuvo por primera vez su propia azúcar y su propio acero.

En el tema educacional no solo se limita a dar educación a 350 mil nuevos niños, si no que apunta también a un cambio metodológico:

  • Enfoque a las vocaciones de los niños, desarrollando su creatividad.
  • Reemplazo de la clase expositiva por la realización de talleres.
  • En la escuela rural, unir a la alfabetización el mejoramiento de las condiciones de vida.

La idea final era enfocarse a la educación técnico-profesional, superando a la científico-humanista. Su proyecto en cuanto a cobertura fue realizado, pero los cambios metodológicos toparon con dos problemas: los recursos para la educación técnica no podían ser financiados por el Estado, y la tradición científico-humanista con enfoque a la educación universitaria ya estaba demasiado arraigada en Chile como para ser cambiada.

Antártica Chilena.

En 1940 el Presidente Aguirre declaró como chilena la parte del continente antártico que está entre los meridianos 53 y 90 (ambos longitud oeste). Este espacio pasó llamarse Tierra de O’Higgins, o Territorio Chileno Antártico. Aunque tal declaración nunca fue aceptada internacionalmente, y se superpone a otras declaraciones hechas por Gran Bretaña y Argentina, ha sido hasta hoy la base de nuestros mapas y pretensiones territoriales.

Muerte prematura.

El 25 de noviembre de 1941 muere Pedro Aguirre Cerda aquejado por tuberculosis, una enfermedad entonces de difícil tratamiento. Sus funerales fueron encabezados por el Arzobispo José María Caro, demostrando el fuerte acercamiento que tuvo la Iglesia con el fallecido mandatario. Una monja católica, Hermana de la Caridad, luego de rezar, dijo a la prensa: …”sé que amaba al pueblo y deseaba el bien de Chile”.