Presidente Ramón Barros Luco

Candidato de consenso  en 1910, Ramón Barros Luco, con 75 años de edad  llega a la Presidencia tras la muerte en menos de un mes del Presidente y Vicepresidente anteriores.


Un anciano en el poder, pero un anciano muy lúcido llega a la presidencia tras una larga carrera en el Parlamento. Su pensamiento político se comprende con sus propias palabras: “La política es el arte de lo posible… no busque Ud. nunca la lógica en la política porque no existe”. Su forma de trabajar también la deja muy en claro al decir: “El 95 % de las dificultades se resuelven solas, si uno no las echa a perder”. Por lo tanto, la paciencia y el realismo fueron sus estrategias de gobierno. Ramón Barros Luco es hombre de gran fortuna, pero de costumbres sencillas. Utiliza el tranvía y los bancos de la plaza para sentarse junto a su señora, como cualquier ciudadano de Santiago.

Presidente de Chile entre 1910 y 1915.

Los edificios públicos son un punto alto de su gobierno. Cerca del cerro Santa Lucía, a cinco cuadras de su casa privada, Barros Luco ordenó construir el edificio que después sería usada por la Biblioteca Nacional. A la Universidad de Chile le construyó el edificio de la Escuela de Ingeniería. En San Antonio dio inicio a la construcción del muelle, que unido por ferrocarril a Santiago se convertiría en el más usado actualmente. Valparaíso no fue olvidado, dejando atrás durante su gobierno todo recuerdo de los daños del terremoto de 1906.

En 1913 fue inaugurada la Escuela de Aviación. La idea era preparar a los pilotos de la aviación militar, que en 1930 se convertiría en la Fuerza Aérea de Chile. En esos años de la fundación se contaba con aviones de madera y tela. En 1914 uno se sus pilotos,  Teniente Alejandro Bello, desapareció al realizar un vuelo. Nunca más se supó de él ni de su avión.

Nueva ley electoral.

Un gran problema que había en el país era la intervención electoral que hacían las Municipalidades, en ese entonces encargadas del proceso electoral. En 1915 se decidió reformar la Ley General de Elecciones, quedando establecido que el proceso quedaba a cargo de una junta integrada por los mayores contribuyentes de la comuna. No era lo perfecto, pero los alcaldes dejaron de manejar los resultados de las votaciones  a su antojo.

Relaciones exteriores y economía.

En cuanto a relaciones exteriores se comenzó a cumplir lo acordado con Bolivia, en cuanto a construirles el ferrocarril de Arica a La Paz. En lo referente de la Gran Guerra Europea (Primera Guerra Mundial), Chile declaró una estricta neutralidad. El conflicto repercutió en la economía del país, pues se cerraron los mercados compradores del salitre que había en Francia, Bélgica y  Alemania, precisamente donde estaban los principales focos de batalla del frente occidental. Hubo cierres de salitreras, pero pronto logró el gobierno revertir la situación, pues se abrió un nuevo mercado para el salitre: la fabricación de pólvora, sobre todo en Estados Unidos. En 1915 se firmó el Tratado ABC, es decir Argentina, Brasil y Chile. Originalmente iba a ser de cooperación económica, pero finalmente se convirtió en un acuerdo de mutua defensa. Las exportaciones de cobre aumentaron a un nivel extraordinario, debido a la alta demanda en Estados Unidos, un gran proveedor de armas. Las ventas de carbón y alimentos, en cambio, descendieron.

Al terminar su mandato Barros Luco, ya con 80 años de edad estuvo lejos de retirarse. Los últimos años de su vida los dedicó a un gran esfuerzo personal, la construcción del Hospital Mixto, que actualmente lleva su nombre. Murió en 1919.