Años 60 en Chile: los nuevos partidos políticos

En los años sesenta las fuerzas políticas se reordenaron en vistas de las elecciones de 1970. Tanto la derecha política como la izquierda ante el debilitamiento de la democracia cristiana veían una oportunidad para gobernar.


Durante el gobierno de la Democracia Cristiana con el Presidente Eduardo Frei Montalva (1964-1970) las fuerzas políticas pasaron por una serie de divisiones y reagrupaciones. Los partidos políticos tradicionales habían comenzado a remecerse con la división en 1964 del Partido Radical, con un sector apoyando las ideas de derecha y otro sector apoyando al candidato de izquierda Salvador Allende. Durante estos años el partido Socialista y el Comunista formarán una solida coalisión: la Unidad Popular, a la cual se integran otros partidos,  logrando que su líder Salvador Allende sea elegido Presidente de la República. Por otra parte, el partido gobernante verá la salida de parte de sus integrantes, que crearán el MAPU en 1969 y la Izquierda Cristiana en 1971.  La derecha logrará unirse por primera vez en su historia en su solo partido político: el Partido Nacional. Finalmente, la izquierda observará la creación de una nueva línea política: la que no apoya las elecciones y que tiene su gran exponente en el MIR.

Las nuevas fuerzas políticas nacidas durante el gobierno de Eduardo Frei son las siguientes:

Partido Nacional

Ante el escaso apoyo político de que tenía la derecha política, no más de un 13%, en 1966 unen sus fuerzas el conservadurismo y el liberalismo. Son dos fuerzas que en el siglo XIX habían sido opositoras, pero ahora en la segunda mitad el siglo XX se les veía unidas en torno a su origen social, la clase alta, y a los principios económicos capitalistas, antiestatistas, que ambos tenían. El nuevo partido fue llamado “Partido Nacional”, y tendrá como su líder natural al ex-presidente Jorge Alessandri Rodríguez, aunque nunca fue un militante de este partido. Sus ideas políticas eran la apertura comercial y convertirnos en una potencia marítima, manteniendo las estructuras de propiedad tradicionales. Fuertes opositores al gobierno socialista de Salvador Allende, serán un importante apoyo político del gobierno militar de Augusto Pinochet.

Gremialismo

En 1967 se funda el Movimiento Gremialista de la Universidad Católica. Planteaban un distanciamiento de las ideologías tradicionales, señalando que toda institución humana podía tener objetivos en sí misma, sin que se le aplicara una ideología que guiara su actuar. Su líder era Jaime Guzmán Errázuriz. Entre las consecuencias prácticas del gremialismo estuvo el apartar a la Federación de Estudiantes de las ideologías de los partidos políticos. Durante el gobierno militar (1973-1990) fueron su gran apoyo, dándole en gran medida su estructura  política. Fueron la base de la actual Unión Demócrata Independiente.

Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR

En 1965 un grupo de estudiantes de la Universidad de Concepción, integrantes de una serie de grupos de izquierda extremista. Su líder más conocido fue Miguel Enríquez Espinosa, quien está presente en el primer Congreso del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), el cual fue realizado en Santiago. Allí se declaró que los trabajadores estaban siendo engañados por los que apoyaban la vía electoral (la izquierda allendista). Se autodeclararon los continuadores de la lucha obrera, iniciada en Chile a principios del siglo XX por Luis Emilio Recabarren. No participaron de la vía electoral, por lo tanto no apoyaron a la coalisión que llevó a la presidencia a Salvador Allende.

Movimiento de Acción Popular Unitaria

En 1969 un grupo de democratacristianos se separa de su partido. El motivo es profundamente ideológico, pues mantiene la idea de la Doctrina Social de la Iglesia pero acelerada por la Teología de la Liberación, que mencionan que el camino de un cristiano es el acercamiento a los pobres. Sus líderes destacados fueron Oscar Garreton, Jaime Estévez y otros. Se crea entonces el Movimiento de Acción Popular Unitaria (MAPU), el cual apoyó la coalisión que logró sacar elegido a Salvador Allende como Presidente. Sin embargo, su diversidad de opiniones, lo fragmentará en una serie de pequeños partidos políticos, lo cual le restará poder al movimiento.