Sociedad colonial en Colombia

La sociedad colonial colombiana era jerárquica, basaba sus diferencias sociales según el color de piel. Te invitamos a conocer las diferencias sociales al interior de esta sociedad piramidal.


Sociedad piramidal

Como en el resto de América los estratos sociales estuvieron claramente diferenciados. Hablamos de una sociedad jerarquizada y piramidal en función del color de piel y la etnia, se encontraba inferior a todo el o la que fuese de color. Así, se consideraba que la sangre y el color de piel, decidían la posición social de las personas. A la cabeza de la sociedad estaban los españoles, estos eran los únicos que podían ocupar los cargos públicos coloniales, y por tanto tenían el control político de las colonias americanas. Aunque entre ellos existían diferencias, pues los de mayor posición eran los conquistadores, burócratas reales y la gente del clero, aristócratas ligados todos a la tenencia de grandes territorios. En los estratos medios de este grupo, encontramos a los vecinos, gente que llega después de la conquista pero que obtuvieron patrimonio, eran denominados como los Moradores, estos podían ser artesanos y comerciantes.

Descendientes de los primeros conquistadores encontramos a los criollos, estos eran los hijos de españoles nacidos en Colombia o en tierras americanas, eran grandes propietarios de tierra, aristócratas igualmente que los españoles, pero no podían acceder a cargos públicos, pues no eran oriundos de España y aunque económicamente fueran más acaudalados que los españoles de los sectores medios, estos últimos seguían encontrándose en un estatus más alto al interior de la sociedad. Es decir, solo el hecho de haber nacido en tierras americanas, posicionaba a los criollos en inferioridad respecto a los españoles. Avanzado el siglo XVII, apareció un nuevo grupo, los mercaderes o comerciantes, dedicados a los negocios y al comercio externo e interno, de cual obtuvieron riqueza. Bajo estos y en los estratos bajos encontramos a los indígenas, los esclavos negros, los mestizos, ésta era una casta desposeída, despojada de cualquier medio de producción, la cual era obligada a trabajar para la casta de españoles y criollos.

Dentro de este verdadero estamento inferior, encontramos en la posición más alta a mestizos, hijos de españoles e indígenas. Y en la parte inferior de este grupo estaban los indígenas y esclavos. También encontramos una serie de mezclas raciales que se encontraban en este estrato inferior como los mulatos (hijos de españoles y negras), los zambos (hijos de negros e indígenas); Cholos (mestizo e india) entre otros.

Indígenas colombianos

Respecto de los indígenas, estos fueron dominados sometidos a la encomienda, al tributo. Eran considerados súbditos de la Corona, pero se les consideraba en un estado de infante por lo que se encomendaban a un español quien los dirigiría en la fe católica. Para los españoles, ellos sí tenían alma. Sin embargo, esta encomienda en la práctica se tradujo en una explotación absoluta de la mano de obra indígena. Por lo que estos encontraron espacios de revuelta para contra sublevarse contra el trato de los españoles. En 1557, por ejemplo, fue un año de sublevaciones indígenas en el Nuevo Reino de Granada.

Pese a estas sublevaciones, tanto el trabajo forzoso, como la guerra, las enfermedades traídas por los españoles, el cambio de alimentación al que fueron sometidos los indígenas y el mestizaje terminaron por reducir de manera abrumadora la población indígena. Todas estas variables en su conjunto terminaron diezmando a la población indígena. De este modo, y al agotar la mano de obra que los españoles tenían a mano, estos decidieron partir a África en búsqueda de esclavos negros para ser sometidos al trabajo de las minas, las haciendas, el servicio domestico o cualquier actividad laboral que a los españoles se les ocurriese. Estos no gozaban de ningún tipo de libertad, y eran vestidos según el interés y la voluntad de sus propios amos. Eran raptados desde África y traídos en barco en condiciones inhumanas, lo que provocaba que muchos de ellos ni siquiera alcanzaran a llegar a América. Estos al igual que los indígenas, se fugaban de las minas o las haciendas y protagonizaron algunas revueltas.