Antecedentes de la Revolución Cubana

Conoce las causas principales de la revolución cubana 


Luego del proceso de Independencia Cubana a finales del siglo XIX, Estados Unidos intervino la isla para ayudarla en su proceso de liberación. Sin embargo, este país se posicionó de manera definitiva en el territorio, ya que vieron en él un foco de recursos naturales y una ubicación geográfica y estratégica en el Océano Atlántico, conectando así a EEUU con el resto de Centro América.

Intervención de Estados Unidos en Cuba

Es así como, en el año 1902, EEUU interviene de manera tan profunda en la política de la isla, que logra incluir en la Constitución de Cuba la Enmienda Platt, en la cual se legalizaba la intervención de EEUU en las decisiones políticas de Cuba y, con ello, aprovechan la oportunidad de arrendar para sí mismos la base naval de Guantánamo por aproximadamente 100 años, asegurando así la permanencia y el control de EEUU en la isla. Desde ese momento en adelante, Estados Unidos convirtió la Isla de Cuba en un protectorado, el cual era independiente en cuanto a su lógica administrativa como país, pero no en los hechos propiamente tales, ya que, en el fondo, sería EE.UU quien, en adelante, impondría los jefes militares y presidentes.

Luego de un tiempo, las prácticas de corrupción, mal manejo de dinero, los fraudes, los malos tratos a los trabajadores, la explotación y la extrema pobreza entre otros problemas, dejaron al pueblo de Cuba en la ruina, acrecentando las contradicciones de clases y provocando en el pueblo de Cuba la conciencia sobre sus condiciones objetivas.

A esto hechos se le suma la presencia no democrática del presidente Fulgencio Batista, el cual derroca a través de un golpe de estado al presidente electo Carlos Prío Socarras en el año 1952, posicionando de forma inmediata una dictadura extremadamente fuerte y sin misericordia.

El Asalto al Cuartel Moncada y Movimiento 26 de Julio

En este contexto, un grupo de jóvenes encabezados por Fidel Castro se separa del Partido del Pueblo Cubano y plantea directamente la lucha armada como forma de liberación. Por ello, y como muestra de organización contra el régimen autoritario, asaltan el Cuartel militar Moncada el 26 de julio de 1953 en Santiago de Cuba. No obstante, éste ataque fracasa, provocando cientos de muertos, otros tantos detenidos y el juicio público de Fidel Castro, donde pronuncia su histórico discurso La Historia me absolverá.

Finalmente, la presión nacional e internacional en 1955, obligan a que Castro y sus compañeros sean liberados y enviados al exilio; sin embargo, la intención de la realización de un proceso revolucionario que fuera capaz de liberar a Cuba de la opresión norteamericana ya estaba inserta en el ideario del pueblo, por lo que, poco tiempo después del exilio, Castro forma de manera clandestina el Movimiento 26 de Julio en honor a aquel fatídico día en el cual fueron tomados detenidos. Sus objetivos primordiales eran derrocar la Dictadura de Batista y realizar una lucha antiimperialista.

Es en México donde Castro se encuentra con Ernesto “Che” Guevara y fortalecen el grupo guerrillero, integrado además por Camilo Cienfuegos y Raúl Castro, entre otros, los cuales zarpan desde Veracruz en un yate llamado Granma, con 82 guerrilleros, para llegar a las playas orientales de Cuba con una idea clara: tomar la isla distrayendo a las fuerzas de Batista e instalarse en la sierra maestra para llevar a cabo la lucha armada y la guerra de guerrillas.

Es así como, luego de la dispersión del movimiento y algunos problemas estratégicos, pero con el objetivo claro de derrocar a Batista y eliminar la influencia de EEUU en la isla, el 1° de enero de 1959 la guerrilla revolucionaria cubana entra en la Habana, y con ello se sella el proceso revolucionario cubano y la liberación de la isla.