Amerigo Vespucci

El navegante florentino Américo Vespucio por haber navegado por la costa sudamericana recibió el honor de un continente con su nombre.


En Florencia, el 9 de marzo de 1454, nace Amerigo Vespucci, cuyo nombre castellanizado en 1505 pasará a ser Américo Vespucio. Su hogar era de gente rica, dedicada al comercio, y además su ciudad Florencia es para la época una de las más pujantes de Europa. Su educación será de primer nivel. Sus estudios son universales: latín, literatura, física, geometría, astronomía y cosmografía. Por sus contactos, logró entrar al servicio de la familia Médicis, la que controlaba Florencia. Al servicio de ellos se le comisiona en la ciudad de Sevilla, donde los Médicis tenían una casa comercial. El puerto de Sevilla es el más importante de Castilla, y a partir de 1492 lo será aún más con las expediciones de conquista al “nuevo mundo”. Es el año de 1491, y a los 37 años de edad Vespucci se convierte en el principal vendedor de provisiones para los barcos que zarpaban desde Sevilla. Por cierto que entre sus clientes estuvo Cristóbal Colón. En Sevilla su vida familiar era casi inexistente. Se le atribuyen una infinidad de historias con mujeres prostitutas.

Navegante al nuevo mundo

Amerigo Vespucci tiene toda una red de contactos en la corte de Castilla. Sin problemas se integra a las expediciones rumbo a las Indias Occidentales. Al menos hizo dos viajes cruzando el Atlántico:

Primer Viaje de Americo Vespucio

En 1499 con el auspicio de los Reyes Católicos, Isabel y Fernando, forma parte de la expedición de Alonso de Ojeda, llegando a las islas de Trinidad, Margarita, y al golfo de Maracaibo, donde los indígenas tenían construcciones sobre el mar, lo que llevó al nombre de “pequeña Venecia” o “Venezuela”. Su viaje continúo por las costas de las actuales Guyana, Guayana, Surinam, y Brasil, llegando hasta el rio Amazonas. Vespucci dice haber sido uno de los capitanes de esta expedición.

Segundo Viaje de Americo Vespucio

En 1501, con el financiamiento de los portugueses, con tres embarcaciones, exploró las costas del Brasil, al sur del río Amazonas, bordeando Uruguay y llegando hasta el Río de la Plata, en el actual Argentina. En sus escritos Vespucci se queja de la ineficiencia de los pilotos portugueses, considerándose a sí mismo como el salvador de esta expedición, gracias a su superior nivel educacional.

De acuerdo a una serie de escritos atribuidos a Vespucci los viajes habrían sido cuatro. Sin embargo, no existe credibilidad en ellos. Narra encuentros fantásticos, y en fechas en que se encontraba fehacientemente en Sevilla. En general se cree que esos escritos son para mostrar una superioridad frente a los viajes de Colón.

¿Porque nuestro continente se llama América?

Su segundo viaje convenció a Vespucci que las tierras al oeste del Atlántico no eran simples islas al oriente de Asia, si no que todo un continente, además densamente poblado. En 1503 usó el nombre “Mundos Novus”, que ya había sido empleado en una expedición de Colón en la desembocadura del río Orinoco. Su propuesta de nombre se emplea hasta el día de hoy, como expresión informal. Los españoles le comenzaron a llamar a este nuevo continente “Indias Occidentales”, concepto actualmente en desuso. Sin embargo, el nombre que perdurará en la cartografía oficial es “América”.

Estando ya claro que se trataba de un nuevo continente, en 1507 se publican los “Cuatro Viajes de Américo”. En el escrito se dice que el nombre del “nuevo mundo” debiera ser “América”, en género femenino, tal como los otros continentes. Los editores del libro fueron Vautrin Lud, Nicolás Lud, Jean Basin Mathias Ringman y Martin Waldseemüller. A uno de ellos se le ocurrió el nombre.

El primer mapa en que aparece el nombre de América es de la autoría del cartógrafo alemán Martin Waldseemüller, uno de los editores de los viajes de Vespucio. Su mapa “Universalis Cosmographia” incluye las costas sudamericanas. Sin embargo, en 1513, Waldseemüller señaló que el descubridor de América había sido Colón.

Los últimos años de Vespucio

En 1505 se casó con la castellana María Cerezo, adoptando además la nacionalidad de Castilla y el nombre en castellano Américo Vespucio.

En 1508 fue nombrado piloto mayor de la Casa de Contratación en Sevilla. En esta ciudad vivirá en medio de las comodidades que en toda su existencia tuvo. Vespucio murió de Malaria el 22 de febrero de 1512 a la edad de 57 años. No tuvo hijos reconocidos.