Carlos I de España

Carlos I era nieto de los Reyes Católicos, e hijo de Juana la Loca y Felipe el Hermoso; en sus manos acumulará el poder sobre la mitad del mundo.


Un amplio linaje acumuló Carlos cuando nació el 24 de febrero de 1500. Su lugar de nacimiento fue Gante en la actual Bélgica. Sus abuelos maternos eran españoles, Fernando e Isabel, conocidos como los reyes católicos; sus abuelos paternos eran el alemán Maximiliano emperador del Sacro Imperio Romano Germano y la borgoñesa María. Sus padres eran la española Reina de Castilla Juana I, y el borgoñés  Felipe I,  que también fue rey de Castilla. En España fue conocido como Carlos I y en Alemania como Carlos V. Por herencia de Felipe I, en 1516, quedó en sus manos el poder sobre Holanda, Luxemburgo, Artois, Franco condado, Aragón, Navarra, Castilla, Nápoles, Sicilia, Cerdeña, las tierras del nuevo mundo (indias occidentales); y por herencia de su abuelo Maximiliano, en 1519, quedaron la parte austríaca de los Habsburgo, siendo nombrado emperador de Alemania.

La difícil sucesión

Los reyes católicos nunca quisieron que los padres de Carlos I fuesen reyes de Castilla. Sobre su madre Juana I, se decía que estaba mentalmente trastornada, aunque es más probable que fuese rechazada por su poco apego a las normas católicas, pues no iba a misa ni se confesa. Sobre su padre Felipe I, se le observaba muy cercano a los franceses, rivales irreconciliables de los Españoles. El rey Fernando pudo haber organizado un envenenamiento de Felipe I, pues murió repentinamente tras beber un vaso de agua. Respecto de su hija hay certeza que ordenó que fuera encerrada por estar loca. Así el mejor candidato para ser rey era Carlos I, el nieto de Fernando. Por cierto cuando Carlos I fue emperador mantuvo a su madre encarcelada. Se convierte en administrador de Castilla en 1516, con solo 16 años de edad,  en 1518 se le reconoce como rey;  y tras la muerte de Maximiliano se convierte en emperador en 1519, siendo coronado como tal en 1530.

Descendencia de Carlos I

El 11 de marzo de 1526 se casó Carlos I con su prima Isabel, hija del rey de Portugal Manuel I. Lo que comenzó como un enlace pactado para una alianza entre España y Portugal, se convirtió en un matrimonio estable. Se consideraba a Isabel además de muy hermosa una mujer inteligente, hecho demostrado en las reiteradas regencias que debió asumir por estar su esposo en campaña militar. Al casarse Carlos ya tenía cuatro descendientes ilegítimos, uno de estos es su hija Margarita, reconocida en testamento, quien llegaría a ser la duqueza de Parma; y se sabe que tuvo al menos un hijo ilegítimo cuando era viudo, de nombre Juan de Austria, reconocido en testamento.

Los hijos con su esposa Isabel fueron:

  • Felipe II de España, nacido el 21 de mayo de 1527.
  • María de Austria, nacida el 21 de junio de 1528.
  • Fernando, nacido y fallecido en 1530.
  • Juana de Austria, nacida el 26 de junio de 1535.
  • Juan, nacido en 1537 y que solo viviría cinco meses.
  • Juan, nacido el 30 de abril de 1539, que provocaría la muerte en el parto de su madre.

Conflictos religiosos

Educado por el futuro Papa Adriano VI, y por un enviado de Fernando el Católico, de nombre Luis Cabeza de Vaca; siempre tuvo como objetivo crear un imperio universal católico. Administrar un imperio tan vasto no es fácil, pues las medidas tomadas para una región pueden parecer inaceptables para otra. Tal fue el caso de la Dieta de Habsburgo, en que se toleraba el protestantismo en Alemania, que provocó serias revueltas en la muy católica Castilla.

Los problemas religiosos dieron lugar a poderosas alianzas rivales, como por ejemplo la integrada por los príncipes alemanes protestantes, el rey de Francia Francisco I y el Sultán de Turquía Solimán. En 1541 en el acuerdo de paz firmado en Crépy, Francia rompe con Turquía y opta por la unidad cristiana.

Los últimos años de Carlos I

En los últimos años del Imperio de Carlos su lucha contra los protestantes en Alemania lo desgastó enormemente. No logro su objetivo, debiendo firmas en 1555 la paz de Habsburgo, en que se establecía la plena libertad religiosa en Alemania. El sueño de un mundo universal católico había terminado.

Riqueza efímera

Durante el Imperio de Carlos I se realiza la Conquista de América. Los grandes imperios americanos Azteca e Inca caen fácilmente en favor de España. Su expansión a través de América le dará una prosperidad única en la historia de España, con la llegada de metales preciosos y otras riquezas, de todo tipo, provenientes del nuevo mundo. Con ellos pudo financiar la serie de guerras que hubo en la época, contra Francia, Turquía y las sublevaciones en Alemania. Sin embargo, el alza constante de los precios llevó hacia mediados del siglo XVI  a una economía en declinación, mostrando una ineficiencia de grandes proporciones.

Abdicación de Carlos I

El 25 de octubre de 1555 el emperador Carlos V abdica. El Imperio Alemán fue dejado a su hermano Fernando. En 1556 entrega a su hijo Felipe II las tierras de España y colonias en América, Italia y Holanda. Retirado en un monasterio, murió el 21 de septiembre de 1558. Tenía 58 años.