Castilla: la época medieval

Castilla durante la edad media pasó de ser un pequeño condado a convertirse en un reino líder del mundo ibérico.


La historia de los reyes castellanos, en la edad media, es difícil de establecer a ciencia cierta. El gran problema es que para legitimarse muchos nobles falsificaban decretos y nombramientos que en realidad nunca existieron. Recordemos que es una época en que muy pocas personas sabían leer y escribir, y eran muchas menos las que estaban interesadas en los devenires de los reinos y sus reyes.

Evolución durante la Edad Media

Condado de Castilla

Del año 800 es el más antiguo documento que mencione la existencia de Castilla. Pero es el año 860 en que es nombrado  Rodrigo como Conde de Castilla, creándose de esta forma el Condado de Castilla, en el reino de León. Su ubicación: la meseta central ibérica. Su nombre Castilla se debe, al parecer, a la gran cantidad de castillos que había en esa época, y que por cierto actualmente muchos de ellos todavía existen. Su gente hablaba una lengua romance, es decir derivada del latín, que será conocida como castellano (y también como español). No obstante, el idioma oficial usado era el latín.

Cien años después de creado, es decir en 960,  cuando gobierna el conde Fernán González, Castilla se independiza del reino de León. El año 1037 muere el rey Bermudo III de León, sin dejar descendencia, por lo tanto asumió el trono su cuñado y rival en el campo de batalla, Fernando I de Castilla.

Castilla, Navarra y León

En el año 1054, se enfrentaban en una batalla Fernando I de Castilla y su hermano García Sánchez III de Nájera Rey de Navarra. Muere el rey de Navarra y  Fernando I se queda con ese reino.

Al morir Fernando I , en 1065,  dividió sus reinos entre sus hijos.
  • Sancho II, rey de Castilla, con los derechos de la taifa de Zaragoza.
  • Alfonso VI, rey de León, con los derechos de la taifa de Toledo.
  • García, rey de Galicia, con los derechos de la taifa de Sevilla y Badajoz.

Pese a los esfuerzos de Fernando, ahora llamado el Magno, para evitar las rivalidades entre sus hijos, desde el momento de su muerte se inició una lucha fratricida.

El año 1072 fue asesinado Sancho II, se especula que por su hermano Alfonso, que así asumió ambos reinos. La literatura recoge este hecho en el “Cantar del Mio Cid” donde se narra el juramento de Alfonso VI en cuanto a no estar involucrado en la muerte de su hermano.

La reina Urraca

Al morir Alfonso VI le sucedió su hija Urraca, quien para engrandecer el reino se casó con Alfonso I de Aragón. Las diferencias a nivel personal entre los cónyuges llevó a un enfrentamiento entre reinos. El 1114 el rey de Aragón repudió a su esposa.

La reina Urraca I era a su vez la condesa de Galicia, debiendo enfrentar a su propio hijo, Alfonso VII. La guerra civil seguía el año 1126 cuando muere la reina Urraca, le sucedió su hijo y rival Alfonso VII, quien sería coronado como rey de León. A su muerte el Imperio se dividirá entre sus hijos en:

  • Fernando II, rey de León
  • Sancho III, rey de Castilla.

Corona de Castilla

Un siglo después, nuevos matrimonios entre casas reales, provocan que en 1217 el rey Fernando III, el Santo heredase de su madre Berenguela el reino de Castilla y de su padre Alfonso IX el reino de León. Por coincidencia el reino árabe Almohade estaba debilitado, por lo tanto se invadió el valle del río Guadalquivir, y a su vez, por otra parte, se conquistaba Murcia.

De esta manera la llamada “Corona de Castilla” quedó constituida por Castilla, Navarra, Galicia, León, Toledo, Murcia y los reinos taifas conquistados a los árabes. En esta Corona se establecieron las Cortes, que eran agrupaciones de personas comunes que aportaban ideas al buen funcionamiento de los reinos. Al pasar el tiempo estuvo constituida solo por nobles, y en gran medida desprestigiadas por su inutilidad frente al rey.