Felipe IV de España

En el siglo XVII reinó por 44 años Felipe IV. Delegó el poder por varios años. Luchó contra la corrupción, pero dejó a España en una grave crisis económica.


El 8 de abril de 1605 nació en Valladolid quien sería conocido como Felipe IV de Castilla.

Tras la repentina muerte de Felipe III asume el 31 de marzo de 1621 su hijo Felipe IV como rey de España, Nápoles, Sicilia y Cerdeña y Duque de Milán.

Vida personal

Durante los primeros años de su reinado el joven monarca dio rienda suelta a sus impulsos adolescentes. Se dedicaba a la caza y a las visitas nocturnas por Madrid, llegando a niveles de promiscuidad sexual. El monarca tuvo como amantes a mujeres de todas las clases sociales, siendo sus predilectas las actrices.

En 1615 se casó con Isabel de Borbón, tal como se había acordado desde la infancia de ambos. Un total de siete hijos tuvieron ambos, pero solo dos de ellos superaron los quince años:

  • Su hijo heredero Baltasar Carlos murió a los 17 años, en 1646.
  • Su hija María Teresa vivió hasta los 47 años. Se casó con Luis XIV de Francia.

El 6 de octubre de 1644 fallece Isabel de Borbón.

Para Felipe IV la muerte de su esposa y luego la de su hijo se sumaron a las pérdidas territoriales de Portugal y Países Bajos. Necesitaba un nuevo heredero varón y optó por lo más simple: decidió casarse con la prometida de su hijo fallecido, que a su vez era su sobrina de 14 años de edad, Archiduquesa Mariana de Austria. La consanguineidad, equivalente a la de padre e hija, le traerá graves consecuencias. De un total de 5 hijos, nuevamente solo dos superaron los 15 años de edad:

  • Su hija Margarita murió a los 21 años, y fue esposa del emperador alemán Leopoldo I.
  • Su hijo Carlos II, el heredero al trono, por ser estéril no dejó descendencia, iniciándose la Guerra de Sucesión.

Se estima que Felipe IV  tuvo entre 20 a 40 hijos ilegítimos, de los cuales a ocho los reconoció; pero paradojalmente su único heredero sobreviviente, que debía ser hijo legítimo nacido dentro del matrimonio, no podía tener hijos.

Administración del Conde-Duque de Olivares

Entre los años 1621 y 1643 delegó el poder en el valido Conde-Duque de Olivares, quien llevó un plan de reforma a las instituciones. En Hacienda se establecieron controles al gasto público, aumento de impuestos y la “unión de armas”, consistente en canalizar los recursos de cada reino para mantener al ejército. Sin embargo, la Corte de Cataluña se negó, provocando una rebelión. Para controlar las fortunas personales se obligó a todos los que desempeñasen un cargo público a hacer un inventario de sus bienes. Se creó la Junta de Reformación la cual se encargaría de velar por la vida pública de los ciudadanos.

En 1624 se estableció el Gran Memorial, en que la eficiencia en el cumplimiento de los objetivos del Estado pasó a ser lo primordial. Pero la disminución de los ingresos de oro provenientes de América obligó a acuñar moneda vellón, es decir con un valor nominativo y no intrínseco. En Vizcaya se produce una rebelión entre 1631 y 1634, como consecuencia del monopolio de la sal. En 1635 estalla la guerra con Francia, a un costo muy alto. Las revueltas de Cataluña y Portugal provocaron la salida del Conde-Duque de Olivares.

Felipe IV asume el poder real

En 1643 asume Felipe IV efectivamente como rey gobernante de España. El país está en guerra con Francia, y consigo se mantienen los altos gastos. En 1648 se firmó la paz. En Castilla una serie de malas cosechas provocan consecuentes revueltas entre 1647 y 1657. En Cataluña se produce una rebelión que, tras quince meses de asedio, el rey  logró reconquistar Barcelona en 1652. En Andalucía las rebeliones fueron por falta de pan, el reclutamiento al ejército, el cobro de impuestos y el valor de la moneda de vellón.

Paralelamente se da en Felipe IV un aprecio por el arte que llevó a financiar a artistas, y crear grandes galerías de arte. Por ejemplo, se construyó el Palacio del Buen Retiro y para decorarlo se adquirieron alrededor de 800 cuadros. En otra área el rey Felipe IV intentó aumentar la cantidad de habitantes prohibiendo la emigración y favoreciendo la inmigración.

En medio de una profunda crisis económica fallece Felipe IV el 17 de septiembre de 1665. Lo sucedería su viuda Mariana hasta que su hijo Carlos cumplió la mayoría de edad en 1675.