Isabel I de Castilla

Isabel I, reina de Castilla, fue una defensora de la fe católica, expulsando de su reino a musulmanes y judíos.


La que sería conocida como Isabel I la Católica, nació el 22 de abril de 1451 en una pequeña ciudad de Castilla.

Infancia de Isabel I

Su medio hermano Enrique IV fue el sucesor de la Corona de Castilla cuando su padre el rey Juan II fallece en el año 1454. Entonces Isabel es enviada con su madre lejos de la Corte Real. Su educación fue muy completa, con tutores que habían sido nombrados por su padre antes de morir. La gramática, la aritmética, la retórica, la pintura, la filosofía y la historia fueron ampliamente comprendidas por Isabel. Diez años después Enrique IV, que ya era conocido como el Impotente, pidió que Isabel estuviera cerca de él, y algunos años después fue reconocida como sucesora al trono.

Matrimonio de Isabel I

Tal como era costumbre en la época, Isabel pacta un matrimonio con Fernando, heredero al trono de Aragón. En forma secreta salió Fernando rumbo a Zaragosa para contraer matrimonio con una desconocida. El 8 de septiembre de 1469 se bendice el matrimonio. Al dia siguiente, tal como era la costumbre, el matrimonio es consumado ante testigos. A pesar de todo lo señalado se dice que Isabel y Fernando tuvieron un fuerte acercamiento, quizás por compartir los mismos intereses, tanto religiosos como de grandeza de sus reinos.

Reina de Castilla

Cuando muere Enrique IV, el 11 de diciembre de 1474, Isabel se proclama reina de Castilla. El camino no fue fácil, pues tal como ocurrió varias veces, la sucesión no estaba del todo clara, debiéndose enfrentar a su sobrina Juana. En 1479 sale victoriosa Isabel, reconociéndosele en los tratados de Alcácovas y Moura su condición de reina.

Dada la experiencia de su hermano, Isabel se distanció de los nobles, asumiendo un gobierno absoluto. Ordenó las finanzas, y con la creación de la Santa Hermandad logró mejorar el orden público.

Apoyó a su esposo Fernando en las guerras contra los islámicos, incluso en el sitio de Granada se hizo presente en el campo de batalla, acompañada de otras mujeres, entre las que estaban su hija Isabel. El desgastado ejército castellano recobró fuerzas, rindiéndose Granada muy pronto. Además instaló un hospital de campaña para atender a los heridos, algo rara vez visto antes.

Con una fuerte fe en el catolicismo, creó el Tribunal de la Santa Inquisición en 1480 y expulsó a Judíos y Musulmanes desde sus reinos en 1492.

Pactó con Cristobal Colón la exploración y descubrimiento de nuevas tierras, lo que después sería conocido como América. Aunque tuvo que lidiar con científicos que opinaban que el viaje era imposible de hacer, pues la Tierra era demasiado grande como para circunnavegarla en una Carabela o en una Nao; de todos modos aceptó la posibilidad del viaje, que con un resultado exitoso dio finalmente la razón a Isabel, y a Castilla y Aragón grandes ganancias. Pese a que intentaron un trato justo, evangelizador, y no esclavizante a los nativos del nuevo mundo, lo cierto es que se inicia una guerra invasiva que destruirá las grandes culturas americanas, y las explotación de los indígenas como mano de obra barata.

Descendencia de Isabel I

Isabel tuvo cinco hijos, que llegarían a ocupar grandes puestos:

  • Isabel, reina consorte de Portugal.
  • Juan, príncipe de Asturias.
  • Juana, reina de Castilla y Aragón.
  • María, reina consorte de Portugal.
  • Catalina, reina consorte de Inglaterra.

Su primera heredera Isabel, casada con Manuel I de Portugal, murió al dar a luz a su hijo Miguel, el cual también moriría; dejando el trono según la línea de sucesión a su hija Juana, apodada la Loca. Isabel de Castilla no quería que ella reinase, pues su esposo Felipe el Hermoso había establecido varios acuerdos con Francia, uno de sus grandes rivales, y Juana era, además, muy poco religiosa. Todo sumaba para impedir que Juana no llegara a la Corona de Castilla.

Muerte

El 26 de noviembre de 1504 murió Isabel de Castilla a la edad de 53 años. Su esposo Fernando cumplió con los deseos de Isabel, encerrando a su hija Juana al ser declarada loca.