Almería: las construcciones megalíticas de España

Durante la Edad del Cobre, en Almería, se desarrolla un sitio funerario, en que las grandes piedras simbolizan la riqueza.


Almería está situada en el sur de España. Tiene un clima desértico. Su estructura urbana actual es de los tiempos árabes, en el 955, pero mucho antes de ellos, hubo una gran civilización que diferenciaba grupos sociales en base a sus construcciones en piedra, sobre todo las tumbas.

Ingreso a la edad del cobre

Cuando ya fueron lejanas las épocas del neandertal, la sociedad de Almería comenzó a ingresar en la edad del cobre alrededor del año 3500 a.C.  Este período, conocido también como el  calcolítico, fue al parecer original de la zona, aunque algunas teorías plantean influencias de otras culturas mediterráneas. Junto con el uso del mineral de cobre para hacer herramientas, también es una época en que hay un aumento demográfico, lo que para la zona de Almería significa dificultades para alimentarse, dada la poca cantidad de terrenos cultivables. Sin embargo ello lleva a un desarrollo de las técnicas de cultivo y de crianza de animales. La sociedad por lo tanto se especializa, y junto con ello se jerarquiza, es decir pasan a ser algunos integrantes de los poblados más importantes que la mayoría, y todo por la creación de grupos más poderosos que controlan fácilmente a los demás por la falta de abundancia de alimentos.

Poblado de los Millares

Millares es el nombre actual dado a un poblado de hace 5000 años ubicado en Almería. Existió hasta el 2250 a.C. cuando fue abandonado seguramente impulsados por cambios climáticos. Estaba cerca de una mina de cobre, junto al río Andarax. Emplazado en una colina, se construyeron viviendas circulares hechas de piedra, de unos seis metros de diámetro. Varias murallas también de piedra defendían al poblado. Abajo de la colina estaba la necrópolis o cementerio. Es en este lugar donde se notan las diferencias sociales, pues las tumbas más grandes, con las piedras más trabajadas están cerca de la muralla. Y lo más llamativo: solo hay unos 1000 esqueletos, lo que indica que muchos eran enterrados lejos, y quizás sus cuerpos depositados en fosos todavía no encontrados.

Las tumbas megalíticas de Gádor

Hace unos 3500 años la zona de Almería se encontraba en plena edad del bronce. Es en esta época que se desarrolló el complejo funerario de Gádor. El lugar es uno de los ejemplos del desarrollo megalítico de Almería. Megalítico significa grandes piedras, y esa es la forma de hacer las tumbas de ese lugar. Consisten en una cámara central, donde está el difunto, construida por grandes piedras puestas en vertical, lo que técnicamente se llama “ortostático”. Una cubierta plana sella la tumba.  Su desarrollo es de primer nivel para su época, pero también permite reflejar las profundas diferencias sociales que se desarrolló. Estas son contemporáneas a las tumbas megalíticas de Menorca.

Lo que había ocurrido es que la población se orientó a la riqueza de la ganadería, y sus poblados fueron concentrando a los habitantes de la zona. La falta de terrenos cultivables en Almería hacía de los agricultores un grupo débil. Al existir un alto número de personas deseosas de alimentos fue más fácil para el grupo que controlaba las escasas tierras tenerlos como un grupo inferior. La grandeza de las tumbas simbolizaba el poderío de los vivos. Las diferencias económicas comenzaron, y se fundamentaron en el tipo de trabajo que se realiza.