Los reyes católicos

El final de la edad media en España, e inicio de los tiempos modernos, está marcado por la presencia de un matrimonio entre dos reyes católicos: Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla.


Matrimonio Real

Castilla y Aragón eran dos reinos independientes, pero existían vínculos sanguíneos entre sus familias reales gobernantes. Al vislumbrarse que ambos serían monarcas de sus respectivos países entre ambas Casas Reales surgió un fuerte interés para que contrajeran matrimonio. Acordado el enlace la pareja se casó en Valladolid en 1469; Fernando tenía 17 años e Isabel 18. Muchos opinan que el matrimonio, a pesar de ser un acuerdo político, tuvo con el tiempo a dos cónyuges sólidamente unidos. Como eran primos, necesitaron una autorización Papal para poder casarse, y al no obtenerla simplemente falsificaron una. Fernando de Aragón II asume a los 26 años de edad el trono de su reino, mientras que Isabel I de Castilla los hizo a los 23 años. Ambos serán reyes de Castilla, pero solo Fernando lo será de Aragón. No obstante, debido a su poderío, es Castilla, y por lo tanto Isabel, quien determinará los destinos de ambos reinos.

La vida familiar

Existen cartas de ambos en las cuales se refleja el amor entre Fernando e Isabel, tanto en el sentido de extrañarse o bien reflejando celos. A Fernando le molestaba que Isabel hiciera ostentación de que ella era la que mandaba en Castilla, pero, por otra parte, se potencian ambos por la complicidad en sus ideas, tanto religiosas como políticas.

La muerte estuvo presente varias veces en el matrimonio: su hijo mayor Juan fallece en 1497, y también su hija Isabel y el nieto Miguel. La herencia al trono le correspondía por lo tanto a Juana, que había manifestado varios trastornos sicológicos. Esta será una gran preocupación para Isabel en sus últimos años de vida.

Reinado Catolico

Con la creación de la Santa Hermandad, una fuerza policial, en 1476, se inicia el control de los reyes sobre cualquier perturbador del orden. El Consejo Real reemplazó a las antiguas e inútiles Cortes, pudiendo así controlar a las ciudades.

La guerra religiosa se hizo en contra del reino nazarí de Granada, acabando en 1492 con el último espacio musulman. Ese mismo año son expulsados los judíos, y los islámicos debían convertirse o marcharse. La Inquisición creada en 1478 debía investigar y castigar todos los casos en que alguien se apartase del catolicismo.

Las Indias Occidentales

Los reyes católicos tenían un poderoso rival en la misma península: Portugal. Los portugueses habían logrado dominar la ruta hacia el Oriente, bordeando la costa de África. Ante los reyes católicos llegó un proyecto de navegación en dirección a Asia y sus grandes riquezas en especias.

Un navegante que había trabajado para Portugal llamado Cristobal Colón propuso navegar hacia el oeste, y aprovechando la esfericidad de la Tierra llegar a la India. Para la gente bien instruida, en esa época una muy pequeña minoría, estaba claro que la Tierra era esférica, pero no estaba del todo claro el tamaño de la Tierra, y por lo tanto cuanto mar separaba a Europa de Asia navegando hacia oeste. Los portugueses lo estimaban en una navegación de unos seis meses, pero Colón afirmó que en dos meses se llegaba. Con un mínimo financiamiento los reyes católicos autorizan el viaje, pactan la repartición de riquezas con Colón en las capitulaciones de Santa Fe, y el 3 de agosto de 1492 se inicia el viaje.

Es el mismo tiempo en que los judíos están siendo embarcados expulsados de Castilla. El 12 de octubre de 1492 Colón llega a las islas Bahamas en el continente Americano, confundido las denomina Indias. Desde un inicio estuvo claro que eran tierras no exploradas por europeos, por lo tanto en 1492 con el tratado de Tordesillas se repartieron Castilla y Portugal las zonas que podrían explorar. Cuando el panorama geográfico se aclaró, en la primera década del siglo XVI, quedaron en América una zona portuguesa, conocida como Brasil, y otra castellana, conocida como Indias Occidentales.

Muerte de los reyes católicos

En 1504, a los 53 años, falleció Isabel, debiendo partir Fernando a su natal Aragón, dejando Castilla a cargo del esposo de su hija Juana: Felipe de Austria, conocido como el Hermoso. La muerte en 1506 de Felipe desató el estado mental de Juana, que pasó a ser conocida como la Loca.  Entonces el rey  Fernando recupera su trono en Castilla. Reinará hasta su muerte a los 63 años en 1516. Su sucesor será su nieto Carlos I de España.