Contexto histórico de la Literatura hispanoamericana moderna

Concepto de modernidad y formación de la visión estética del siglo XIX


El siglo XIX está marcado por la independencia y todos los procesos que esta acarreó para las nuevas naciones. Implicó, entre otras cosas, la búsqueda de nuevos horizontes más allá de lo que ordenaba la corona española. Esta emancipación permitió que las nuevas naciones tuvieran un más amplio campo de acción y creación. En el caso de la Literatura entramos en la etapa histórica conocida como “Modernidad” desde la cual se inicia un camino de búsqueda de formas de representación de lo propio a la par de la creación de
una identidad estética. Te invitamos a conocer el contexto histórico de la Literatura moderna en Hispanoamérica.

¿Qué es la modernidad?

La época moderna es un fenómeno histórico que se inicia con el Renacimiento en Europa y que en América es un fenómeno que como tal se realiza de manera más tardía aunque ya desde la llegada de los colonizadores españoles comienza a desarrollarse. Sin embargo, aparece desde las primeras ideas independentistas que luego llevarán a los españoles nacidos en América a desarrollar una necesidad de autonomía política, económica y cultural respecto de España. La modernidad entonces se define por la emergencia de un nuevo tipo de sujeto o modo de ser humano que consiste en considerar a los hombres capaces de autogobernarse y por lo tanto actuar de manera autónoma gracias al uso de la razón. Decimos “hombres” y no “mujeres”, puesto que en esa época aún se consideraba que las mujeres debían estar bajo la tutela del padre o del esposo y, por lo tanto, no eran merecedoras del ejercicio de su autonomía.
Estas ideas postulaban que el sujeto autónomo y racional era universal, por lo que las ideas de la modernidad europea rápidamente se trasladarán a América ya que si el ideal moderno era universal entonces también correspondía a las colonias poder ejercer su autonomía.
Luego de las independencias americanas durante la primera mitad del siglo XIX, los jóvenes Estados nacionales comenzaron a impulsar la autonomía gracias a la creación de universidades, del aparato estatal y muy especialmente la consolidación de una lengua nacional que en Latinoamérica es fundamentalmente el español, salvo algunas excepciones.
Es importante destacar que el desarrollo histórico de la modernidad en América Latina está marcado por las contradicciones, puesto que mientras algunos se enriquecían las clases populares vivieron las carencias propia de la nueva vida urbana de la modernidad que movilizaba a los campesinos a las ciudades para trabajar en la industria, pero que generaba hacimientos, condiciones deficiente de higiene y salud, hambre, etc. Por esta razón, la Literatura Moderna tiene un importante componente crítico de esta ansiada modernidad y autonomía.

La Literatura moderna hispanoamericana

Nos concentraremos en particular en las naciones hispanohablantes pues a pesar de que cada proceso fue diferente siguen un hilo común. En lo fundamental la creación literaria siguió los pasos de las corrientes europeas (Romanticismo, Realismo, Naturalismo, Simbolismo), puesto que dichas corrientes acompañaron en Europa el proceso de consolidación del Estado nacional y harán lo mismo en el caso americano. De este modo, la literatura romántica fue la primera corriente propiamente moderna que se preocupó especialmente de rescatar lo que se conoce como “color local”, es decir, el espíritu cultural o el folclore que funda la esencia de la nación. Un ejemplo paradigmático de este tipo de literatura son las novelas “Martín Rivas” en Chile, “Amalia” en Argentina y “María” en Colombia, en todas ellas se retrata la vida cotidiana en el contexto de naciones que recién empiezan su camino de independencia política. Sería algo así como la representación de la niñez de los nuevos estados los que se caracterizan fundamentalmente por mostrarse como espacios abiertos a lo nuevo, al cambio y a nuevas oportunidades.
El proceso de la literatura moderna tendrá entonces especial afinidad con este nuevo estado de autonomía que progresivamente permite a los escritores hispanoamericanos independizarse de las corrientes literarias europeas, lo cual tendrá su máxima expresión con la aparición del “Modernismo”, la primera corriente literaria original de Hispanoamérica.

Te invitamos a profundizar en los autores y obras más importantes en nuestros contenidos sobre Literatura Moderna en Hispanoamérica.