Domingo Faustino Sarmiento

El conflicto moderno entre civilización y barbarie en la obra de Faustino Sarmiento


Este escritor argentino fue además un intelectual y político inquieto que participó activamente de la vida pública de su naciente República, aportando con ideas e iniciativas sobre cómo debía organizarse el Estado para alcanzar el progreso deseado. Te invitamos a conocer con nosotros la mirada europeizada de este intelectual latinoamericano.

Vida de Faustino Sarmiento

Faustino Sarmiento nace en San Juan en Argentina el año 1811. Al contrario de lo que podría pensarse uno de los más prominentes intelectuales de la Argentina moderna no nació en una familia acomodada, por lo que aunque del principio manifestó una gran inteligencia, él y sus familiares tuvieron que esforzarse para que este pudiera surgir, llegando en ocasiones a depender de su completa voluntad para el aprendizaje de los escritores latinos a quienes leyó de manera autodidacta (sin ayuda de profesores, ni de ninguna institución educativa). A sus tempranos doce años ya sabía escribir y leer en latín y a los catorce se transformó en maestro en un sector rural de una escuela fundada por él. Ya en esta época y por influencia de su tío entra en contacto con ideas liberales y comprende que la educación comandada por el Estado tiene el propósito de formar ciudadanos obedientes y comprometidos con el progreso de la nación.
Uno de los hechos más importantes que marcará su vida política será el alzamiento de los montoneros de la mano de Facundo Quiroga, razón por la cual Sarmiento como unitario liberal opuesto a los partidarios federalistas del dictador argentino Juan Manuel de Rosas, fue exiliado el año 1831, luego de que en la provincia de San Juan el mismo Facundo Quiroga lograra el triunfo militar. Pasa su exilio en Chile, donde ejerce diversas profesiones, destacándose como profesor y periodista, labor que le valió el reconocimiento de la intelectualidad chilena. Tanto fue su éxito en este país que el presidente Manuel Montt lo envía en el año 1845 a estudiar los sistemas educativos a Europa y Estados Unidos, viaje que le permitió convencerse de que la importancia de convertir al Estado argentino en un Estado docente, es decir, una administración política enfocada en formar con el propósito de alinear todas las voluntades en una gran voluntad nacional, por esta razón Sarmiento es partidario de un régimen unitario o centralizado en el que todo el territorio argentino se rigiera por las mismas legislaciones emanadas del centro político de Buenos Aires. Sin embargo, el proyecto de Sarmiento no llegó a concretarse puesto que su país terminó por organizarse en una República federal, en la que cada provincia cuenta con gobiernos locales que les permitieron adquirir la autonomía política que los habitantes de provincias exigían para descentralizar las decisiones que eran tomadas principalmente por Buenos Aires.
A pesar de que los federalistas consiguieron imponer su organización administrativa, Sarmiento años más tarde llegará a convertirse en presidente de su nación y consecuente a sus ideas, fomentando la inversión extranjera y la europeización del país. Su principal desafío era sacar a Argentina de lo que él llamaba un estado de barbarie representado por los indígenas y gauchos de la pampa, para así llevar a la República al estado de civilización representado por la cultura europea.

Obra literaria de Faustino Sarmiento

Sus escritos están marcados por la dicotomía (oposición de dos términos o concepciones) civilización y barbarie. Como ya mencionamos para Sarmiento era esencial sacar del estado salvaje o bárbaro en que se encontraban los países latinoamericanos, producto de su pasado indígena. En este sentido, sus obras tienen un fin pedagógico o didáctico puesto que intenta representar a la barbarie como el peor mal que acosa al país, movido por una intención de civilizar o “europeizar” al país. Una de sus obras más importantes, “Facundo”, aborda al personaje histórico que él mismo conoció de cerca. En esta obra, Sarmiento manifiesta la necesidad de la educación para sacar de la ignorancia a gauchos e indígenas ya que de lo contrario, se mantendrán influenciados por poderosos caudillos como Facundo.
Para Sarmiento una población que no ha sido educada en los valores europeos serán víctimas de dictadores y caudillos que los embaucarán bajo el nombre de la libertad. Todos estos valores progresistas serán expresados, defendidos y representados en su obra literaria, los cuales tuvieron una fuerte oposición de parte de intelectuales que creían necesario valorar la cultura autóctona y que una postura que intentaba arrasar con dicha cultura era la que realmente debía ser considerada salvaje.

Te invitamos a leer “Facundo”, donde encontrarás las ideas más importantes de este intelectual argentino y contrastarlas con otros pensadores americanos.