Costumbrismo literario en Chile

Características fundamentales, contexto histórico y autores más importantes del costumbrismo chileno.


Como en el resto de Latino América el costumbrismo chileno surgió como un fenómeno cultural que acompañó a la independencia y la necesidad de generar un sentido de pertenencia y una identidad nacional en los habitantes de Chile. Esto significó que el costumbrismo chileno estuviese directamente relacionado con transformar a los criollos (españoles nacidos en Chile) en ciudadanos con sentimiento patriótico. Conoce junto a nosotros cómo se desarrollo este movimiento artístico y literario en Chile.

El costumbrismo como criollismo

En Chile el costumbrismo también es conocido como criollismo, puesto que por el contexto histórico que se vivía a principios del siglo XIX el proceso de independencia necesitaba crear una idea de identidad. En el caso chileno era necesario que aquellos españoles nacidos en este territorio se sintieran más cercanos a la nueva república que a la monarquía española. Es por eso que se le llamó criollismo, puesto que las costumbres y tradiciones que se rescataban fueron generadas con la intención de que los criollos se empoderaran de un sentimiento nacionalista. En cierto sentido, ser chileno significó bajo este punto de vista ser criollo y tener cierto apego con la tierra chilena.
En este sentido, nos encontramos con autores como José Joaquín Vallejos “Jotabeche”, considerado el primer autor del costumbrismo chileno retratará cuadros de costumbres el año 1847 del norte chileno, específicamente de los mineros de Copiapó, en los que representará sus costumbres y sus vidas cotidianas desempeñándose en uno de los oficios fundamentales de la nueva República de Chile. A Vallejos se le suma Mariano Latorre, el autor más famoso de este movimiento, quien publicó algunos artículos de costumbres en el diario “El Mercurio”, en los que destacan los paisajes típicos y la exaltación de lo nacional. Sin embargo, Mariano Latorre evolucionó hacia el realismo y el naturalismo, lo que se observa en un abordaje más crítico de lo que sucedía en el país, especialmente del determinismo que afecta a la sociedad chilena, en tanto el que nace pobre muere pobre y pasa lo mismo con el rico, lo que deja ver los obstáculos del progreso en Chile.
Es interesante mencionar que en Chile los rasgos del costumbrismo pasaron de los artículos de costumbres al género dramático.

El teatro costumbrista chileno

El teatro chileno tiene hasta el día de hoy una fuerte tradición popular y tradicional, cuyos orígenes pueden rastrearse pasando por el costumbrismo del siglo XIX. Si bien se plantea una defensa de lo nacional, esto no se da sin críticas, las cuales se orientan a potenciar el desarrollo del país, desprendiéndonos de aquello que obstaculiza el crecimiento de la nación. En este sentido, el teatro costumbrista se encargará de retratar la historia con fines didáctico, esto es, con la intención de manifestar como se han generado las costumbres de la sociedad chilena y de este modo explicar su origen y expresar al mismo tiempo una necesidad histórica de lo nacional, como una necesidad de criticar las formas de relacionarse de los chilenos. Por esta razón, no es de extrañar que la sociedad chilena aparezca representada como grupos sociales muy cerrados lo que repercute en relaciones sin movilidad social (sin posibilidad de que una persona de una clase llegue a pertenecer a otra clase diferente a la suya), lo cual se representa especialmente en la obra teatral de Alberto Blest Gana llamada “El jefe de la familia”. Si consideramos que el costumbrismo retrata de la manera más fiel posible las tradiciones y el espíritu de una sociedad, entonces el costumbrismo chileno tiende a representar una sociedad que gusta de mantener el estatus social y que adopta costumbres refinadas importadas de Francia con el propósito de distinguirse ante el resto de los miembros de la sociedad. Desde este retrato de la sociedad chilena se desarrollará posteriormente el realismo chileno que aportará con posiciones explícitamente críticas y ácidas ante el arribismo de la clase alta o élite chilena y sus ansías de distinción social.

Anímate a leer obras de este periodo costumbrista para que puedas comprender mejor no sólo la sociedad de esa época, sino la sociedad en la que vives hoy, ya que esta es nuestra historia. Te sugerimos la obra teatral “Choche y Bachicha” de Román Vial y la obra de Blest Gana que mencionamos más arriba.