El criollismo en Nueva España

Los criollos anhelaban el poder que se les había negado por el sólo hecho de haber nacido en América.


El criollismo fue un movimiento social y cultural nacido de un sentimiento de pertenencia por los hijos de peninsulares nacidos en territorio americano y que surgió en el siglo XVII, gracias a la consolidación de las ideas ilustradas.

Origen

La palabra criollo fue utilizada para nombrar a los hijos de españoles y españolas nacidos en América. Originalmente fue un concepto utilizado por los portugueses para describir a los hijos de los esclavos negros empleados por los afincados y que habían nacido en territorio americano, posteriormente el concepto fue utilizado para nombrar a los hijos de portugueses nacidos en las colonias. Así también, las colonias francesas también aplicaron este término así como también a los hijos nacidos de la unión entre mulatos franceses y esclavas negras.

Motivaciones

En Nueva España, el criollismo se expandió al interior de las órdenes religiosas ya que la mayor parte de ellas estaba constituidas por criollos, siendo destacada la labor desarrollada por los jesuitas, quienes fueron los máximos propulsores de las ideas ilustradas que se vieron reflejadas en el arte y letras novohispanas, y que se transformaron en un antecedente de la lucha por la independencia de México.

Las principales motivaciones del criollismo se basaban en la promoción social y política de los criollos. Desde un principio, los hijos de los conquistadores se vieron desfavorecidos con la emisión de la cédula real de 1542, mediante la cual el rey Felipe II promulgó las Leyes Nuevas que limitaban el traspaso como herencia de las encomiendas a las futuras generaciones.

El primer movimiento criollo fue sofocado rápidamente y se originó como respuesta a estas leyes emitidas por la corona y fue un pequeño alzamiento organizado por los hijos de Hernán Cortés quienes propusieron liberar a la Nueva España de la antigua.

Lo anterior se sumó a la imposibilidad de acceder a cargos de importancia los cuales eran asignados a españoles peninsulares que normalmente viajaban hacia América por breves periodos de tiempo con el solo fin de cumplir con el rol asignado por la Corona.

Ascenso

No obstante, los criollos dieron origen a una oligarquía económica y social en Nueva España gracias a la acumulación de capital mediante el ejercicio del comercio, la minería y la compra de terrenos. Así también utilizaron como método de ascenso social, los matrimonios estratégicos que les aseguraron el poder y mantenerse cercanos a los círculos nobles.

También lograron introducirse en los cargos públicos una vez que estos fueron puestos a las ventas a partir de 1591 con la monopolización de los cabildos. Llegaron a acceder al cargo de oidor de la Audiencia en 1687, mediante el cual adquirieron prestigio social y el ennoblecimiento anhelado que les permitió a acceder e ingresar al cerrado círculo de la nobleza castellana. Lo anterior les permitió hacerse de la mayor parte de los ayuntamientos de Nueva España, ejerciendo un importante control político y social.

En el siglo XVIII, las ideas ilustradas irrumpieron con fuerza, sobre todo aquellas relativas al progreso, esto caló hondo en el ideario criollo y sirvió de plataforma a la futura exaltación criolla que se produciría en las décadas finales de este siglo.

Tras la imposición de las Reformas Borbónicas y el arribo de los funcionarios españoles que venían a ejecutar las transformaciones del aparato político y burocrático, los criollos dieron una fuerte resistencia.

La invasión napoleónica a España y el consiguiente apresamiento del rey, la posterior derogación de la Constitución de las Cortes de Cádiz que negó la igualdad entre criollos y españoles se transformaron en la causa de un estallido mucho más potente del criollismo.

Los criollos comenzaron a hacerse llamar americanos y negaron aceptar el liderazgo de la corona española, dando origen a los conflictos por la independencia que surgieron durante el siglo XIX en toda América y de los cuales, Nueva España no estuvo exenta.