Las remesas de plata en Nueva España

Conoce la importancia de las remesas de plata en Nueva España en el intercambio internacional.


El intercambio internacional se sostuve en la producción de los yacimientos de plata, siendo de gran importancia, las remesas de plata generadas en el Virreinato de Nueva España. Sin embargo, el acaparamiento de la producción por parte de España y los efectos de la piratería en el intercambio intensificaron el desarrollo del comercio local.

Relaciones comerciales internacionales

Tras la incorporación de los territorios americanos, España aprovechó al máximo la extracción de recursos para su propio crecimiento económico. Inspirada por los ideales del mercantilismo, la explotación de los minerales preciosos como el oro y la plata fueron fundamentales en este periodo.

Gracias a la producción minera es que el comercio internacional se vio favorablemente activado y las mercancías obtenidas en América lograron recorrer gran parte del mundo. Si bien, inicialmente España acaparaba todas las exportaciones de plata posteriormente se generó una ampliación en las rutas de circulación. Fue así como la plata extraída en Nueva España recorrió gran parte del mundo.

La Nao de China transportaba plata a Filipinas y desde ahí se enviaba este recurso a China, India y otros lugares de Asia donde era intercambiado por altos precios, debido a que en estos lugares era un recurso muy preciado.

La actividad internacional del comercio favoreció a las burguesías locales, quienes lograron enriquecerse mientras que las clases desposeídas de Europa se vieron desfavorecidas debido al alto costo de las mercancías transportadas.

Asimismo durante el siglo XVI, se descubrieron nuevos yacimientos mineros que ayudaron a que el comercio se incrementara, incluso a pesar los efectos de la piratería. Entre los descubrimientos que más destacan están los que la actualidad son las localidades de Zacatecas, Hidalgo, Guanajuato y San Luís de Potosí.

Gastos en manufacturas extranjeras

La producción minera de plata no sólo enriqueció las arcas españolas sino que ayudaba a solventar los enormes gastos provocados por las constantes guerras que enfrentaba la corona española con sus enemigos europeos.

Asimismo, el magro desarrollo de la industria española causaba que la mayor parte de las manufacturas fueran obtenidas y compradas en el extranjero, provocando un gasto necesario pero forzoso.

La producción industrial española no era capaz de abastecer tanto a la Metrópoli como al resto de sus colonias, eso propició aún más que se buscaran otros centros de producción en el extranjero, pagando por estas mercancías con monedas de plata acuñadas y extraídas en América.

Debido al Monopolio Comercial impuesto por España a sus colonias, potencias extranjeras encontraron modos alternativos para comerciar con ellas. La contratación de piratas y corsarios para estos fines, y el aumento del intercambio internacional provocó que Inglaterra recuperara su economía en este periodo y se convirtiera en una potencia económica.

Reactivación del comercio americano

Inicialmente la mayor parte de mercancías extraídas en América eran enviadas a España. Esta situación ocasionó originalmente una escasez de monedas de plata circulantes en el Virreinato de Nueva España que derivó en que la mayoría de transacciones comerciales que se realizaban en territorio americano fueran mediantes créditos.

Asimismo, los pequeños comerciantes locales encontraron métodos alternativos para enfrentar esta situación, como por ejemplo, la creación de unidades propias de intercambio comerciales. De este modo, nacieron los tlacos y los pilones que circularon como respuesta a la situación provocada por la escasez de moneda circulante.

Sin embargo, en la segunda mitad del siglo XVII los empresarios particulares americanos comenzaron a reinvertir la plata en el mismo territorio y dejaron de enviar las mismas cantidades porque estas no llegaban a puerto con todo el cargamento a causa de la intensidad de la piratería, lo anterior favoreció a que la mayor parte se quedara en América, por lo que se reactivó el comercio al interior del virreinato, teniendo un impacto positivo sobre la economía local.