Colonias del sur de Estados Unidos

El sur de Estados Unidos en la época colonial: economía, agricultura y esclavitud en Virginia y Maryland


En las colonias del sur encontramos Maryland, las Carolinas, Virginia y Georgia. Aquí se estableció una sociedad aristocrática anclada en la tradición del campo fundamentado en una economía eminentemente agrícola en donde la principal retribución económica es obtenida a partir del trabajo de esclavos en grandes extensiones de terrenos con cultivos.

Economía y propiedad de la tierra

Agricultura: base de la economía

La primera colonia en ser fundada, Jamestown, perteneció a la zona sur y vivió una serie de dificultades durante la etapa de instalación, que casi terminan con su desaparición. Sin embargo, la industria del tabaco iniciada por los indígenas durante los primeros años del siglo XVII potenció la economía de la zona permitiendo a los colonos hacerse participe de la comercialización del producto. Desde entonces el cultivo de tabaco, y luego de algodón, fueron los productos agrícolas de principal explotación en el sur de Norteamérica.

Una de las principales características de estos cultivos es su necesaria plantación extensiva, es decir, la utilización de grandes áreas para la producción. Esto implicaba aumentar cada vez más las tierras, iniciando la expansión del dominio colonial inglés a través de los ríos hacia el oeste.

Derechos de propiedad

Otro elemento fundamental para comprender el funcionamiento de las colonias del sur es el establecimiento temprano del régimen de propiedad privada sobre la tierra. De acuerdo al tipo de colonia asentada en el sur, que propició contratos de trabajo entre los colonos y sociedades comerciales agrícolas inglesas, que con el paso de los años, comenzó a dejar a los colonos en condición de arrendatarios de las tierras, tuvo que dar un giro y darle seguridad a la población. Por tanto, se establecieron contratos que aseguraban 20 hectáreas de propiedad privada para cada colono migrante.

Virginia y Maryland

Virginia y Maryland tenían varias características en común: la economía agrícola, una aristocracia dominante y la esclavitud. A la hora de la administración, si bien los grandes terratenientes aristocráticos concentraban gran parte del poder, esto no significó la exclusión de los granjeros independientes quienes participaban en la administración a través de las asambleas, protegiendo así los derechos de los hombres libres.

Virginia y los inicios de la esclavitud

Uno de los factores económicos que posibilitó el desarrollo agrícola del sur fue el costo de la mano de obra, principalmente conformada por esclavos. En el caso de Virginia, la incorporación de mano de obra esclava se inició en 1619 con el ingreso de 20 esclavos que venían bajo el nombre de “siervos escriturados”, es decir, venían con un contrato, sin embargo una vez concluido el plazo definido continuaron ejerciendo sus labores, pero esta vez bajo el régimen de “servidumbre obligatoria”, condición que se extendió por las colonias del sur, esto mediado por el menosprecio por la raza negra y los beneficios económicos que se obtienen de la esclavitud.

Maryland: religión y los derechos de propiedad

La colonia instalada en Maryland, estaba a cargo de la familia Calvert quienes intentaron establecer un área neutral que permitiera evitar los conflictos religiosos de Europa, por tanto, tuvieron acogida tanto católicos como protestantes, siendo estos últimos mayoría. Para mantener la “paz religiosa” se dictó una ley de tolerancia religiosa en 1649, que resguardaba el libre ejercicio del credo religioso, protegiendo principalmente a la minoría católica. Sin embargo, las diferencias resurgieron y los protestantes tomaron control de la Asamblea legisladora y derogaron la ley en 1654 para volver a entrar en vigencia en 1658.

Los Calvert intentaron que Maryland fuera un territorio aristocrático con la pretensión de gobernar la colonia a la usanza de los monarcas, propuesta que entra en contradicción con las libertades y garantías a las que estaban acostumbrados los colonos en Inglaterra.

La situación de ambas colonias se consolidó hacia finales del siglo XVII y se mantendría hasta la Guerra Civil (1861-1685). Los poseedores de grandes extensiones de tierras concentraron el poder político y económico, a partir de la explotación de productos agrícolas y su comercialización directa, impidiendo el surgimiento de un grupo eminentemente comercial. Esto permitió asentar la lógica aristocrática que plantearon los Calvert, manifestado en la construcción de grandes mansiones.