José Luis Bustamante y Rivero

Conoce el Gobierno de José Luis Bustamante y Rivero (1945-1948).


Tras el término del periodo constitucional de Manuel Prado Ugarteche, asume el gobierno José Luis Bustamante y Rivero quien fue apoyado por partidarios de Prado, enmarcados en el Frente Democrático Nacional (FREDENA), el cual contenía al legalizado partido aprista, y el apoyo de la burguesía industrial que se había fortalecido durante el pradismo.

El régimen de Bustamante se inició con altas expectativas de mejorar lo realizado por su antecesor, intenciones que chocaron con una incipiente inestabilidad económica generada tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, donde las exportaciones disminuyeron considerablemente, provocando desempleo y encarecimiento del costo de la vida. La majestuosidad del ciclo exportador durante el desarrollo de la guerra, generó la ocupación de puestos de trabajos, provocando la sindicalización de las clases obreras. Al comenzar la crisis económica, éstos demandaron mejoras sociales y de salario, que tensó más el ambiente. A lo anterior hay que sumar la constante migración desde el campo a centros urbanos de la población, especialmente a Lima, buscando mejores oportunidades laborales. Gran parte de esta población se asentó en los márgenes de las ciudades, provocando el fenómeno de los “cinturones de miseria”, espacios territoriales que no estaban capacitados para recibir a tanta gente, debido a que no existían las más mínimas garantías de buen vivir (viviendas improvisadas con materiales precarios, sin electricidad, alcantarillado y agua potable).

El APRA, partido que había apoyado la elección de Bustamante, posteriormente se convirtió en un férreo opositor al gobierno, situación que se vio fortalecida por la mayoría que tenía este partido en el Congreso. Lo anterior se evidencia en el rechazo a la reforma agraria propuesta por el ejecutivo, no modificar la ley electoral que permitiese el ejercicio del voto para todos los peruanos y no sólo a aquellos que supiesen leer y escribir. La situación hacia 1947 se hizo más compleja por la oposición de otros sectores políticos del país como los comunistas y la oligarquía quienes obstaculizaron  las reformas de Bustamante. En 1947, parlamentarios apristas se negaron a iniciar el periodo legislativo, dejando sin quórum y en receso la actividad legislativa, no tramitándose las leyes propuestas por Bustamante. Ante esta crisis política y social que se estaba gestando, el presidente intentó solucionarla con la inclusión de militares en el gabinete, quienes eran antiapristas.

Golpe de Estado

En mayo de 1948, militantes apristas movilizaron a amplios sectores de la población. Con la clara intención de generar un golpe de estado, se produjo un motín en el puerto de Callao, apoderándose del cuartel Real Felipe y de la nave Grau, pero ante tamaña acción, los máximos dirigentes de APRA se desentendieron de esta revuelta permitiendo que el ejército controlara y aplastara este levantamiento. Esta situación llevó a que Bustamante y Rivero excluyera al aprismo de la vida política peruana, por expresa petición de los militares y movimientos de derecha, radicalizando el accionar subversivo de los movimientos jóvenes ligados al APRA.

La situación se hizo insostenible y fueron los militares quienes se levantaron en contra del gobierno. Si bien estos tenían previsto generar un golpe de estado ya desde 1947 – con apoyo de la Alianza Nacional (derecha oligarca) y facciones de la burguesía-  fue el 27 de octubre de 1948, cuando Manuel Odría dirigió la “Revolución Restauradora” desde Arequipa,  derrocando a Bustamante y Rivero quien se negó a renunciar, siendo este enviado a Argentina.

Si bien el periodo de tres años que gobernó Bustamante fue de evidente inestabilidad, sus logros se enmarcaron a mejorar el quehacer social de los peruanos. Creó la Corporación Nacional de Vivienda, mejoró la infraestructura hospitalaria y educativa y optimizó la agricultura mediante el sistema de irrigación en la pampa costera. Se crearon la Corporación Peruana de Turismo, la Compañía Nacional de Vapores y la Empresa Petrolera Fiscal. Tal  como en el gobierno de Prado, se continuó delimitando la frontera con el Ecuador y declaró soberanía hasta las 200 millas marítimas, dando origen al “Mar Territorial Peruano”, en 1947.