Imperio Inca: organización territorial, los Suyos

Comprende la división territorial que realizó la civilización incaica y el legado de esa organización en la actualidad en movimientos sociales.


¿Qué es un suyo?

El incanato fue uno de los imperios que alcanzó una de las mayores extensiones en nuestro continente en conjunto  con los mayas y aztecas antes de la llegada de los españoles. Debido a su extensión, fue necesario dividir al Tahuantinsuyo en divisiones administrativas para poder controlarlas y obtener ventajas de éstas. Esta división recibía el nombre de “suyo” que en lengua quechua significa “región”.

Extensión del Imperio Inca

Durante el periodo de mayor apogeo y expansión, el Imperio Inca alcanzó una superficie cercana a los 4.000.000 km2 comprendiendo los territorios de lo que hoy conocemos como el departamento de Nariño en Colombia, Ecuador, la costa, sierra y gran parte de la selva amazónica del Perú, el altiplano boliviano, la parte occidental del territorio de Argentina (Provincias de Jujuy, Salta, Santiago del Estero, Tucumán y Mendoza) y Chile hasta el margen del río Maule. Como vemos, el Tahuantinsuyo dominó señoríos y otras culturas y para hacer efectivo dicho control debió parcializar su amplio territorio.

División del Imperio

Debido a la extensión del imperio Incaico, éste fue dividido en cuatro suyos, siendo el punto de inicio la ciudad imperial de Cusco. Cada suyo era dirigido por un “suyuyuq apu”, una especie de gobernador, representante del Sapa Inca en el territorio. Sin embargo, para hacer más fácil el control de los suyos, éstos se dividían en provincias, que recibían por nombre “wamanis” que correspondían al centro de poder regional de las etnias locales. Los “wamanis” eran divididos por “sayas” o sectores, para finalmente ser divididos en ayllus.

Como se indicó anteriormente, los suyos fueron cuatro recibiendo el nombre de Collasuyo, Chinchasuyo, Antisuyo y Contisuyo, representando los puntos cardinales. Sin embargo, éstos se encontraban agrupados en Alto Cusco (Hanan Qosqo) y Bajo Cusco (Urin Qosqo). Sus principales características las revisamos a continuación:

Alto Cusco

  • Collasuyo.

Lleva éste nombre en honor al pueblo Colla. Correspondía a la zona más austral y amplia del imperio. Su punto de origen partía en Cusco (exactamente en el poblado de Urcos), extendiéndose por territorio chileno, el altiplano boliviano y el oeste argentino hasta la ciudad de San Miguel de Tucumán y las llanuras de Santiago del Estero. En lo que fue esta región se encuentra el Lago Titicaca, zona poblada por el pueblo Aymara. Este territorio era el menos poblado de los suyos, debido a que atravesaba el Desierto de Atacama (uno de los lugares más secos del mundo) y la Cordillera de los Andes (lugar que registra bajas temperaturas, particularmente en las noches), haciendo prácticamente difícil la vida humana en estos espacios.

  • Chinchasuyo.

Recibe éste nombre, en honor al pueblo Chincha, quienes posteriormente fueron dominados por las huestes incas. La extensión de esta región comprende lo que es hoy Ecuador, el sur colombiano, la costa peruana (hasta el actual departamento de Arequipa), la totalidad de la selva y los Andes peruanos. La ciudad más importante de este vasto territorio fue Tomebamba, cercana a la actual ciudad de Quito. En este suyo fue donde vivió la mayor cantidad de habitantes, debido a las favorables condiciones climáticas del lugar, particularmente en la costa y los pies de la sierra andina.

Bajo Cusco

  • Antisuyo.

Ubicado al norte de la ciudad imperial de Cusco, fue el suyo más pequeño del incanato, debido a lo impenetrable de la selva. La frondosa vegetación de este territorio (inicios de selva amazónica), permite hasta en la actualidad el crecimiento de la hoja de coca, hierba medicinal de vital importancia para los incas. Es aquí, donde se ubican las ruinas de la enigmática ciudadela de Machu Picchu, descubierta en el año 1911 y el río Madre de Dios.

  • Contisuyo.

Este suyo abarca lo que hoy conocemos el sector suroeste peruano. Comprende los actuales departamentos de Arequipa, Moquegua, Tacna e Ica.

Los cuatro suyos en la actualidad

Haciendo un recuento con la historia actual, el nombre de los “cuatro suyos” fue utilizado para nombrar una marcha (La Marcha de los Cuatro Suyos) que tenía como finalidad oponerse a la segunda reelección de Alberto Fujimori en las elecciones del año 2000. Se le llamó así debido a que las cuatro columnas de manifestantes, provenientes de diversas ciudades del Perú convergieron en su capital, Lima, como forma de presión para buscar la dimisión de Fujimori, quien posteriormente y debido a la evidente corrupción de su gobierno, huye a Japón, renunciando vía fax a la presidencia de la nación.