Venezuela Colonial: comercio de especies alimenticias

Dentro del tiempo histórico conocido como Colonia se estableció en Venezuela, un alto nivel de comercialización de productos, este proceso se vio acrecentado gracias a la presencia hispana en el nuevo continente. La mano de obra tanto indígena como esclava fueron de fundamental ayuda para la extracción de productos, en este contexto es que a continuación analizaremos que productos se convirtieron en ejes fundamentales de la exportación e importación desde y hacia América y Europa. Cabe señalar que durante este periodo de gran importancia fueron  las compañías navieras, encargadas del traslado de productos, en el caso venezolano este importante proceso estuvo a cargo de la Real Compañía de Guipuzcoana, quien obtuvo el monopolio comercial, durante gran parte del siglo XVIII.


Productos alimenticios intercambiados entre Venezuela y Europa durante la colonia

Durante el siglo XVIII, la comercialización de productos fue de gran importancia para los mercaderes instalados en América, la abertura de nuevas rutas comerciales favoreció el intercambio de productos, esto tuvo como principal objetivo trasladar desde los nuevos territorios, productos que no eran reconocidos en el viejo continente y que se instalaron en la dieta alimenticia de los europeos, a modo de ejemplo especias como el pimentón y la pimienta inglesa fueron encontrados en centro América durante esta época.

Con la llegada de los conquistadores a América, el intercambio de alimentos fue de fundamental importancia, productos como tales como: maíz, yuca, patata, girasol, frijoles, tabaco, cacao, maguey, cacahuate, aguacate, tomate, calabaza, piña; animales como el pavo y productos minerales como el oro, la plata, fueron trasladados desde las colonias hacia Europa y el resto del mundo. Como dato anexo señalar que el porcentaje de productos que América brindó a Europa pertenecen aproximadamente al 17% del total de elementos cultivados en el mundo.

Por otra parte los europeos tambien introdujeron productos con su llegada a América, tanto en el territorio venezolano como en América, los productos que podemos reconocer fueron los siguientes: mango, algodón, aceite de oliva, cebada, naranjas, trigo, limones, arroz, café, caña de azúcar, plátanos, vid y animales como el caballo, vacas, cerdos, cabras, ovejas.

La patata en Europa

Durante el siglo XVII, una guerra devastadora azoto a Europa, es en este instante donde la patata como producto alimenticio  comienza a cultivarse masivamente en el continente con la finalidad principal de aplacar la hambruna, sufrida por el pueblo y los ejércitos, esto se replicó de igual forma  durante la Segunda Guerra Mundial (siglo XX).

Caña de azúcar

La caña de azúcar, se convirtió en un elemento exótico que se constituyó de gran importancia para la población americana, este producto tuvo gran productividad en lugares Centro América, en la antigüedad tuvo solo uso medicinal en  Europa sin embargo, al realizarse producción en masa solo durante el siglo XVII pudo constituirse como un alimento, sin perder su título de lujo alimenticio durante la época.

Cacao

El territorio venezolano, fue de gran importancia en la producción de cacao durante el siglo XVIII, cabe señalar que ecuador también colaboro en la exportación de este producto hacia Europa. En el territorio americano se conformaron durante este periodo pequeñas y medianas empresas colaboraron el proceso productivo y de comercialización del cacao. La fuerza del trabajo esclavo e indígena más las diversas técnicas de siembra,  recolección y secado hicieron que este producto se consolidara rápidamente en Europa como uno de los productos más lujosos.

Tabaco

Producto que originalmente salió desde América, se le reconocía como un producto con  beneficios de sanación, traspasándose lentamente hacia su utilización masiva, ya para el siglo XVII este se había instalado entre los marinos y portuarios europeos quienes adoptaron como moda el consumo de este producto. También cabe señalar que la hoja del tabaco fue utilizada para aplacar el hambre y el cansancio en las guerras que se originaron en Europa, durante el siglo XVII.