Revolución de las Reformas (1835-1836)

La Revolución de las Reformas, se reconoce como un movimiento insurreccional, que tiene como objetivo el  derrocamiento del presidente José María Vargas.


El estallido de la Revolución de las Reformas, se originó el 07 de junio de 1835, a cuatro meses de la ratificación de José María Vargas como presidente del Estado de Venezuela el 06 de febrero de 1935. Cabe señalar que el periodo presidencial de Vargas tuvo duración hasta abril de 1836, momento en el cual renuncio irrevocablemente y que esta revolución se venía gestando a partir de la proclamación de José María Vargas, como presidente, y se dio debido a los enfrentamientos entre clases sociales dominantes de Venezuela.

Antecedentes previos de la Revolución

En las elecciones presidenciales realizadas el año 1834, José María Vargas derrota a Carlos Soublette el cual se desempeñó como General en Jefe del Ejército venezolano durante el periodo independentista, esta derrota por parte de los militares convirtió a José María Vargas en el primer Presidente civil de Venezuela, cabe señalar que posteriormente Carlos Soublette se convertiría en el noveno Presidente de Venezuela (1843-1847).

Desarrollo de la Revolución de las Reformas

La Revolución de las Reformas, tiene como fundamento original el enfrentamiento de dos tendencias políticas por una parte la sociedad civil y por otro lado los militares, grupo que estaba dirigido por Santiago Mariño, el cual fue protagonista del derrocamiento de José María Vargas.

José María Vargas, asumió su mandato como presidente del Estado de Venezuela, 06 de febrero de 1935, desde su inicio existieron problemas con la oposición política, debido principalmente a que cerro los medios de intromisión para toma de decisiones. Durante el trascurso de su corto mandato, José María Vargas, logro realizar la consolidación de múltiples obras públicas en las diversas provincias de Venezuela.

La denominada clase burguesa ligada al comercio que lo ayudo en la consolidación de su proyecto de José María Vargas, no fue capaz de sostener las fuertes presiones políticas que se establecían entre el poder legislativo y ejecutivo. Con este escenario político a cuestas sin apoyo del gobierno, se desata la sublevación social, en la ciudad de Maracaibo la noche del 06 de junio de 1835.

En esta instancia de insurrección armada el proceso estuvo al mando de Santiago Mariño él cual estuvo acompañado por Diego Ibarra, Pedro Briceño Méndez, José Laurencio Silva, Luis Perú de la Croix y Pedro Carujo, los cuales a su vez habían participado activamente en el proceso independentista de Venezuela.

Cabe señalar, que personajes de fundamental importancia en el derrocamiento de José María Vargas, fueron Pedro Carujo junto a Julián Casto quienes lo arrestaron en su domicilio de Caracas, Venezuela, imposibilitando de todo proceder reaccionario contra la revolución. Con este hecho tanto José María Vargas, como su vicepresidente Andrés Narvate fueron desterrados de la ciudad de Caracas y trasladados a la Isla Saint Thomas, posterior a esto el nuevo gobierno queda bajo la conducción del General Santiago Mariño, y con Pedro Carujo como jefe de tropas.

Por su parte el reconocido activista José Antonio Paéz, decide apoyar al gobierno destituido reuniendo a los múltiples grupos militares en su paso por las ciudades de Valencia, Maracay y La victoria, con estos grupos inicia su marcha hacia la capital venezolana el 15 de julio de 1835.

Fin de la Revolución de las Reformas

El 20 de agosto de 1935, el presidente civil venezolano, José María Vargas, recupera su cargo con la ayuda de José Antonio Paéz, volviendo de la Isla Saint Thomas en compañía de su vicepresidente. Por su parte los protagonistas militares de la revolución se refugiaron al oriente del país, momento en el cual organizaron un nuevo motín el cual fue disuelto por Paéz, quedando el reconocido Pedro Carujo herido de muerte.

Con el proceso de restitución  del gobierno, se tomó control de las ciudad de Maracaibo y Puerto Caballero en 1836, momento en el cual José María Vargas, renuncia irrevocablemente a la presidencia de Venezuela el 24 de abril de 1836, quedando a cargo del gobierno Narvate y Carreño, hasta que en el a comienzos de 1839, el reconocido Carlos Soublette es elegido Presidente del Estado de Venezuela.