Arte Religioso y Arte Sacro

A continuación conocerás la diferencia y descripción de las primeras expresiones artísticas relacionadas a la religiosidad 


Lo primero es explicar que existen dos denominaciones:

  1. Arte Sacro: La denominación de arte sacro se utiliza para todas aquellas manifestaciones artísticas destinadas a rendir culto a lo divino.
  2. Arte Religioso: Hablamos de arte religioso para referirnos a la producción de imágenes y obras de arte basadas en extractos de la biblia. Esta denominación de determinado arte tiene sus orígenes en el fortalecimiento de la fe y permanece en la historia del arte desde la época pre-románica hasta el neoclasicismo.

La diferencia es muy sutil ya que el arte religioso copa la producción artística especialmente para el mundo occidental donde el catolicismo ha sido históricamente la religión con mayor poder y hegemonía.

Durante la Edad Media europea el arte sacro fue muy común, sin embargo lo que más conocemos de esta categoría es el arte desarrollado durante el Renacimiento, ya que en este periodo se concretaron grandes obras de arte realizadas por importantes maestros de la pintura y la escultura. Por ejemplo Miguel Ángel pintó la Capilla Sixtina, Leonardo Da Vinci pintó la Última Cena y Bernini creó las columnas en la Basílica de San Pedro, entre otros.

Los temas más comunes son los de la Virgen María con el niño Jesús en sus brazos y la crucifixión.

Para América Latina el arte religioso fue fundamental ya que fue la matriz de todo el arte colonial y por lo tanto de todo el periodo en que se intentó introducir el catolicismo a los pueblos indígenas de la región. En este contexto se concibieron muchas imágenes que intentaban homologar las creencias populares de los pueblos indígenas con las creencias del mundo católico. También surgieron las escuelas de pintura que eran principalmente productoras de arte religioso.