Primeras manifestaciones estéticas

Descubre las características más importantes de las primeras manifestaciones estéticas realizadas por el hombre.


Aún no ha sido posible determinar una fecha exacta de las primeras manifestaciones estéticas realizadas por el hombre, por lo tanto se han fijado fechas aproximadas para distinguir un periodo de otro, por ejemplo arte rupestre del paleolítico y arte rupestre del neolítico.

Los principales estudios se han desarrollado en Europa, sin embargo, se puede afirmar que alrededor de todo el mundo se pueden encontrar rastros de pinturas, grabados, esculturas y objetos decorados. La categoría más conocida y estudiada es el arte rupestre.

El término rupestre se relaciona al soporte (en latín rupes = roca) por lo tanto cuando hablamos de arte o pintura rupestre nos referimos a las pinturas hechas sobre rocas. Probablemente el hallazgo más importante de pintura rupestre se hizo en 1879 donde Marcelino Saenz de Sautuola descubre la cueva de Altamira, ubicada en España. Ahí se retratan una serie de animales, en un espacio de dieciocho metros de largo por nueve de ancho (la segunda más importante es Lascaux en Francia).

Cuando Altamira fue descubierta, la comunidad científica dudó de su veracidad ya que no creían que el hombre prehistórico tuviera capacidades para ejecutar un arte con esas características.

Los colores más utilizados eran el rojo, negro y amarillo, colores derivados de pigmentos naturales que eran mezclados con grasa animal, esta pintura la aplicaban con los dedos o a través de una técnica de pulverización donde debían soplar la pintura a través de un hueso largo (imaginarse un tubo).

Quienes han estudiado el tema postulan que las representaciones hechas en estas cuevas tenían un fin ritual, es decir que se hacían antes de ir a cazar con el objetivo de dominar a los animales peligrosos y tener una buena jornada de caza.

Arte Rupestre del periodo Paleolítico y Neolítico

Se puede distinguir entre un arte rupestre del paleolítico y del neolítico, el primero comprende entre 35.000 A.C y 10.000 A.C y el segundo entre 10.000 A.C y el 5.000 A.C.

Una característica muy importante del arte rupestre del paleolítico es el naturalismo de sus representaciones, ya que contienen temáticas (animales) y formas de dibujar que incorporan una sensación de movimiento.

En el arte rupestre del neolítico hay una evolución en cuanto al desarrollo de la idea de composición y del animismo, que se traducen en formas más geométricas asociadas en parte al cambio en el estilo de vida de los hombres, el que cambió del nomadismo al sedentarismo.