Confucio, sus ideas

En el siglo VI a.C. nació en China uno de sus principales pensadores, que dio origen a un modelo de vida, prácticamente a una religión: Confucio.


Nacimiento de Confucio

El año 550 a.C. nació Kung Fu Tse, que castellenizado quedó como Confucio. Por esos años China era una serie de pequeños feudos, con una pequeña clase noble privilegiada, dentro de la cual nació Confucio. Su padre murió cuando Confucio tenía tres años, lo que provocó una debacle económica en su familia. Aún así pudo estudiar.

Ministro de Justicia

Siendo ya un adolescente empezó a trabajar en administración, empleado del Estado de Lu. Su talento le permitió llegar a ser Ministro de Justicia. Allí aprendió el código de justicia Chino, realizado poco antes por Zi Zhaan, él cual se convertirá en una positiva influencia en su moral. De hecho renunciará a su cargo cuando vea que el príncipe para el cual trabaja no cumple con éste. China estaba en decadencia, los principios personales estaban muy por sobre los colectivos. Confucio pensaba que era necesario rescatar la moralidad de la antigüedad.

Maestro

China pasaba por una etapa de agnosticismo, poca gente tenía fe en algo, por lo tanto era terreno fértil para nuevas ideas religiosas. Confucio había desarrollado un código de comportamientos, que paulatinamente fue enseñando a otros. En el año 496 a.C. con casi 54 años de edad, comenzó a recorrer China enseñando sus ideas. Un grupo de discípulos lo seguía a todas partes, y cada vez más gente lo fue considerando un maestro.

Tal fue éxito de la propagación de las ideas de Confucio que, poco antes de la era Cristiana, la dinastía Han, en la China ya unificada, organizó a la “nueva” sociedad china en base a sus pensamientos.

El pensamiento de Confucio no solo abarca los comportamientos en sociedad, es todo un conjunto de rescates del pasado, incluyendo a la literatura y la música. Los gobernantes, decía Confucio, deben ser ejemplo moral para sus súbditos, los cuales así lograrán, finalmente, ser felices.

Muerte de Confucio

A la edad de 66 años volvió a su natal Lu, pasando el resto de su vida en ese lugar, dedicado a escribir sobre los autores clásicos. En el año 478 a.C falleció. Tenía 72 años.

Confucionismo

Las ideas de Confucio han dado origen a una corriente filosófica que se llama “Confucionismo”.

La buena conducta

Algo esencial en el Confuncionismo es la importancia de vivir teniendo una buena conducta. Ésta se especifica en:

El Buen Gobierno

Aplicando caridad, justicia y respeto a la jerarquía.

Vida virtuosa

Ser tolerante, ser bondadoso, ser benevolente, amar al prójimo y respetar a los ancianos.

Vida en armonía

El gobernante respeta al súbdito, el marido a su mujer y el padre a su hijo, luego se invierte el orden y nace la vida armoniosa, lo es que sinónimo de felicidad.

Confucio no solo habla desde el plano teórico. Propone a los príncipes una calendarización para llevar a la práctica sus ideas. Considera que en tres años plazo sus ideas pueden lograr la perfección dentro de los reinos. Según Confucio el poder provenía del cielo, y el poderoso debía proteger al débil, y el débil le debía lealtad al poderoso. El cielo era la fuente del orden. Los rituales son necesarios para mantener ese orden, por lo tanto dentro del confucionismo existen los sacrificios de animales para honrar al cielo.

Las frases de Confucio

Aunque muchas veces fuera de contexto, las frases dichas por Confucio son usadas frecuentemente en todas muchas culturas, incluyendo la Cristiana.

A continuación se citan y comentan seis de ellas:

“Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás malos ratos”, una buena forma de ser feliz, pero que puede destruir la vida colectiva si son siempre los mismos los que hacen las cosas.

“Una casa será fuerte e indestructible cuando esté sostenida por estas cuatro columnas: padre valiente, madre prudente, hijo obediente, hermano complaciente”; mantiene la idea de la familia nuclear tradicional como la más conveniente, recordemos que vivió la experiencia de un hogar sin padre.

“Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”; considera, al igual que muchos, que el trabajo es una tortura, un castigo; a menos que sea la actividad para la cual nuestra mente y cuerpo están diseñados.

“Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio”; mejor no decir nada sobre esta frase.

“No todos los hombres pueden ser grandes, pero pueden ser buenos”, solo el cielo decide quienes son los poderosos, a los demás le queda un camino, tener una vida armoniosa.

Las frases han sido comentadas precisamente siguiendo otra idea de Confucio: “Nada más inútil que leer sin reflexionar respecto a lo leído”.