Crisis del Petróleo

Conoce sobre la crisis petrolera de 1973 que se inició en el Medio Oriente con los países de la OPEP y su relación con la economía de Occidente.


Antecedentes de la Crisis Petrolera

Después de 1945, las economías mundiales comenzaron una fase de crecimiento sin parangón. No obstante, para la década de 1970, las economías capitalistas sufrieron un retroceso. La explicación para el declive se encuentran en el agotamiento del mercado de consumo y el encarecimiento de la producción para las empresas que ahora, producto de reformas laborales, debían pagar mayores salarios.

En gran parte, las transacciones del mundo se realizaban en dólares, pero este comenzaba a devaluarse. En Estados Unidos la inflación crecía. Bajo el gobierno de Richard Nixon, en agosto de 1971 se  abandona el patrón oro al que estaba sujeto el dólar y su consecuencia fue la devaluación consecutiva.

Por otro lado, el conflicto árabe-israelí, originado con la formación del Estado de Israel en territorio palestino, significó múltiples guerras durante el siglo XX. Naciones árabes como Egipto, Siria y Palestina se enfrentaron a Israel y en la mayoría de los casos los judíos resultaron vencedores. En el marco de uno de estos enfrentamientos, la Guerra del Yom Kipur de 1973, los países árabes exportadores de petróleo tomaron medidas para restringir el suministro del hidrocarburo a quienes apoyaran a Israel, lo que perjudicaba a Estados Unidos y a otras naciones de Occidente.

 La Crisis

A partir del 16 de Octubre de 1973 los siete países árabes que componían la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), tomaron 4 medidas drásticas:

  1. Detención de la producción de petróleo
  2. Embargo a los stocks a Occidente
  3. Boicot a Israel
  4. Alza drástica de los precios del barril de crudo.

 Efectos

Con el alza de precios, el flujo de capital económico se concentró en el Medio Oriente favoreciendo a los países productores de petróleo. Algunos estados árabes nacionalizaron las compañías petrolíferas que antes habían pertenecido a extranjeros y los beneficios económicos inigualables. El caso más representativo es el de Arabia Saudita que implementó un gasto fiscal nunca antes visto.

En Occidente, el resultado fue el inverso. Los países enfrentaron la crisis de distintas maneras siendo los países más dañados Estados Unidos y Holanda, consecuente con su apoyo a Israel en la Guerra del Yom Kipur. En la nación del norte, el embargo de petróleo y las alzas en los precios implicaron reducciones en la demanda y cortes del suministro en lo que fueron las primeras épocas de escases después de la Segunda Guerra Mundial. La escases afectó a la población cuya base energética era el petróleo utilizado en vehículos y calefacción despertándose el caos energético. Pero también  la industria se vio perjudicada, lo que significó reducción en la producción, despidos y la consecuente caída económica. La crisis del petróleo vino a ser el golpe de gracia de la decadente economía occidental que ahora debió enfrentar una inflación sostenida.

En países como Francia, Inglaterra, aliados de Estados Unidos y sus políticas, el embargo no fue tan severo pues se resistieron a prestar ayuda en la guerra, pero implicó un cambio en la producción energética. Por ejemplo Francia comenzó a producir energía nuclear; Canadá y Estados Unidos utilizaron energías derivadas de la combustión de la madera.

Si en los países industrializados la crisis del petróleo decayó profundamente la economía, en el Tercer Mundo la crisis del petróleo implicó un mayor endeudamiento con instituciones internacionales y políticas de austeridad.

En líneas macro, la Crisis del Petróleo derivó en la Crisis del Estado de Bienestar, y en la caída de la economía soviética que contribuyó además en la caída de la URSS.