Cuestión Social: corrientes ideológicas

Diversas corrientes ideológicas surgen como respuesta a la aparición de la “Cuestión Social”.


La “Cuestión Social” provocó una serie de reacciones desde diversos sectores de la sociedad europea, inclusive desde la Iglesia Católica. Surgen intelectuales que manifiestan nuevas posturas alternativas a la organización social provocada por el capitalismo industrial. Los trabajadores también comienzan a organizarse en respuesta a los abusos patronales.

Contexto social

Las transformaciones sociales y económicas provocadas por la Revolución Industrial provocaron la aparición de nuevas ideas políticas como respuesta a las nuevas condiciones de vida de las personas. La aparición de la sociedad de clases transformó la dinámica social, provocando nuevas tensiones sociales.

La miserable situación laboral y de vida de los trabajadores industriales se contrastaba con el progreso y avances que experimentaba la burguesía. Frente a esto, surgieron respuestas desde diversos sectores de la sociedad quienes criticaron el nuevo modelo económico y que postularon alternativas de organización socioeconómica.

Principales corrientes

La crítica hacia los problemas económicos y sociales se dio desde diversos sectores. Muchos intelectuales de la época teorizaron nuevas ideas de cómo debía organizarse la sociedad. Entre las más destacadas encontramos:

Socialismo Utópico

Fue una corriente idealista conformada por una variedad de pensadores que elaboraron diversas teorías sociales. Criticaron duramente las consecuencias del capitalismo industrial e intentaron teorizar una sociedad perfecta que viviera en paz y armonía, basada en la solidaridad y la justicia distributiva. Algunos pensadores utópicos fueron el Conde de Saint – Simon y Robert Owen.

Socialismo científico

Conocido también como marxismo, en honor a su teórico principal Karl Marx. Fue una corriente ideológica que criticó duramente al capitalismo industrial y a diferencia del socialismo utópico, no tenía un afán reformista. El marxismo postulaba que el capitalismo industrial debía eliminarse a través de la lucha de clases y la consiguiente dictadura del proletariado. Esta corriente ideológica influyó en otras corrientes posteriores y los movimientos revolucionarios de trabajadores que se dieron en distintas partes del mundo durante el siglo XX.

Postura de la Iglesia

El Papa León XIII promulgó la Encíclica Rerum Novarum en donde manifestó una crítica a la situación de vida de los trabajadores e instó a los católicos a mostrar preocupación por esta problemática. En ella, se establece la legitimidad de la propiedad privada, criticando a las posturas socialistas y hace un llamado a promover salarios justos entre los oficios y fábricas.

Formas de organización proletaria

Desde el interior del proletariado industrial comenzó una organización como respuesta a las problemáticas generadas de las nuevas transformaciones, lo que se conoció como Movimiento Obrero. Existieron diversas posturas y tipos de organización obrera, entre ellas destacan:

Sociedades de socorros mutuos

Fue una forma de organización política de los trabajadores que fue ampliamente propagada y cuya función era asociar a los trabajadores con el fin de proveerse ayuda mutua en casos de cesantía o enfermedad. Contaban con cuotas que constituían un fondo que ayudaba en estos casos extremos.

Sindicatos o Trade Unions

Surgieron a fines del siglo XIX y fueron agrupaciones de trabajadores que negociaban con los dueños y con el Estado mejoras en las condiciones laborales. Durante el siglo XX, el sindicalismo adquirió gran relevancia y se posicionó con fuerza como una forma de organización que frenó el abuso patronal.

Ludismo

Fue una manifestación obrera que dio cuenta del descontento de los obreros frente a la integración de nuevas maquinarias en el proceso productivo. Los obreros culparon al maquinismo de las altas tasas de desempleo y de los precarios sueldos. Como medida de protesta los trabajadores destruyeron máquinas como trilladoras y telares.

Cartismo

A diferencia del anterior, ésta fue una organización más política que buscaba reivindicar la participación política de los obreros. Los cartistas creían que en la medida que los trabajadores tuvieran poder político podrían participar en la elaboración de una legislación que los protegiera. Para ello, postulaban la idea del sufragio universal y la participación de los obreros en el parlamento.