Dinastía Ch’in o Qin (221 a 207 a. de C.)

Después de la caída de la dinastía Zhou, el territorio que ocupaba la civilización china quedó segmentado en 7 estados que lucharon entre sí durante 35 años para hacerse del control político de la región. Finalmente, el estado occidental Qin logró ganar la guerra y su líder, el rey Cheng, construyó un aparato de estado altamente cohesionado.


Cheng, en este proceso, se hizo nombrar emperador e intentó fundar la primera dinastía imperial china; además, a partir de este hecho, fue conocido como Qin Shi Huang Di (“primer emperador de China”).

El estado imperial que estructuró Qin Shi Huang Di, se caracterizó por intentar unificar política y culturalmente el territorio chino. Este proceso se llevó a cabo mediante la implementación de una serie de medidas dictadas por el emperador; entre estas podemos nombrar la unificación de las unidades de peso y medida y del sistema de escritura. Además, se ordenó la censura y quema de los libros que contuvieran escritos que la dinastía imperial consideraba contrarios a sus intereses políticos y religiosos.

Una de las principales empresas en que embarcó Qin Shi Huang Di fue la construcción de la Gran Muralla China, que se levantó con el objetivo de impedir las invasiones de pueblos bárbaros.

La implantación de este aparato de control, sumado a la aplicación de altos impuestos y la extrema dureza en la administración, debilitó el poder del emperador y a su muerte estalló una guerra civil. El hijo del emperador, Er Shi Huang Di no fue capaz de continuar su legado y cayó en una rebelión contra el ejército comandada por Liu Bang en el año 207 a. de C.