Dioses Romanos: El panteón Romano

Conoce más respecto de la mitología y las creencias griegas, profundiza en sus dioses e historia mitológica.


El llamado panteón romano surgió de la incorporación de deidades griegas en el siglo III a.c. producto de la expansión griega. Así se construyeron edificios incorporando estas deidades y por otra parte, se mantuvo  el culto local. A causa de este sincretismo cultural  los nombres griegos se adaptaron al mundo romano, quedando constituidos de la siguiente manera:

 Griegos            Romanos

Zeus                  Júpiter

Hera                  Juno

Poseidón          Neptuno

Hefesto             Vulcano

Hermes            Mercurio

Ares                  Marte

Apolo                Febo

Atenea              Minerva

Artemis            Diana

Hestia                Vesta

Afrodita            Venus

Demeter           Ceres

  • Júpiter:  dios que tenía la misión de amonestar a los hombres. Sus rayos reflejaban el castigo enviado a los mortales. Posteriormente se le atribuyó ser el dios de la luz y de los fenómenos cómo el viento, la lluvia, el trueno, la tempestad y el relámpago. En tiempos imperiales Júpiter fue considerado cómo protector de la ciudad y del Estado.
  • Juno: diosa hermana y esposa de Júpiter. Se le atribuyó ser una divinidad lunar. Diosa del alumbramiento, siendo invocada para ayudar a los embarazos. Se le consideró patrona de las matronas y protectora de las madres que darían a luz.
  • Vesta: diosa que se le consideraba de una gran hermosura. Los romanos le atribuyeron la personificación del fuego. Los cultos a ella se efectuaban de forma privada y pública. En los hogares ocupaba un lugar preponderante. El culto público se efectuaba el 7 de junio en el santuario en su honor, a esta festividad se le denominaba Vestalia.
  • Vulcano: dios que fue considerado cómo deidad del hogar, de las batallas, del sol, incendios y del calor fecundo. Se efectuaron fiestas públicas en su honor, cada año el día 23 de agosto, ésta festividad tomaba el nombre de Volcanalia.
  • Saturno: dios agricultor y de la riqueza de la tierra. Su festividad se celebraba el 17 de diciembre, asociada a una fiesta agrícola.
  • Minerva: diosa protectora del comercio y de la industria. Luego se le consideró cómo la diosa de la guerra. El culto por esta diosa se extendió a todo el imperio y recibió especial veneración entre artesanos y médicos.
  • Mercurio: dios de los comerciantes, se le edificó un templo en el Monte Aventino. Uno de los animales que se le consagró fue el gallo.
  • Venus: diosa que simboliza la primavera y la fecundidad. La fiesta en su honor se le denominó floralia, efectuada entre el 28 de mayo y el 3 de mayo.
  • Diana: diosa que en sus orígenes fue considerada diosa de la luz, señora de las montañas y de los bosques. Posteriormente se le atribuyeron las características de Artemis (diosa griega). El templo en su honor se ubicó en las orillas de lago Nemi, el sacerdote que estaba a su cargo era un esclavo fugitivo, quien tenía que haber dado muerte a su predecesor para ocupar el cargo.
  • Ceres: diosa de la agricultura y las cosechas. Su origen se atribuyó a Campania y se construyó un templo en su honor en Roma.
  • Neptuno: dios que fue asociado al agua y el mar. Su festividad religiosa se denominó Neptunalia, celebrada el 23 de julio. Este dios habitó en el mar y se asocia directamente con el culto griego de Poseidón.
  • Marte: dios que fue el padre de Rómulo y Remo. En la antigua Roma se le consideró el dios de la agricultura y de la guerra. Los soldados romanos le rendían sacrificios antes de salir a las batallas y le otorgaban parte del botín.

 El culto a los dioses romanos terminó en el momento que el cristianismo se declaró religión oficial del estado imperial romano (Teodosio 380 d.c). Y se comenzó a instaurar lentamente el culto monoteísta, como religión oficial del Imperio Romano.