Distribución mundial de la población

Conoce las principales definiciones y factores que determinan la distribución mundial de la población.


Existen determinados factores y conceptos que explican la distribución de la población mundial actual. Hoy en día, esta se da de manera desigual, y las condiciones que favorecen el crecimiento de la población son diferentes.

Crecimiento de la población

Para poder realizar una comprensión cabal de la distribución mundial de la población actual, es necesario comprender algunos conceptos fundamentales que definen el crecimiento poblacional.

Crecimiento vegetativo: También conocido como crecimiento natural de la población, es la diferencia entre la mortalidad y natalidad en determinada población. Cuando la natalidad supera la mortalidad se considera crecimiento, si se igualan el crecimiento es cero, y si la mortalidad supera a la natalidad se habla de decrecimiento.

Natalidad: Es el número de nacimientos en determinada población durante el período de un año. Existe un sistema de medición llamado tasa de natalidad, en la que se realiza una relación entre los nacimientos del año y el total de población estudiada. Las creencias religiosas, políticas públicas, condiciones económicas, entre otros, son factores que influyen en la tasa de natalidad de los distintos países.

Mortalidad: Es el número de fallecimientos en una determinada población durante el período de un año. Esta se mide a través de la tasa de mortalidad, que es la relación entre el número de muertes durante un año y la población total. En este caso, el acceso a la salud, los hábitos y la carencia de servicios influyen directamente en la mortalidad de un país.

Densidad Poblacional: Es un indicador que muestra la cantidad de población que habita por kilómetro cuadrado.

Esperanza de vida: Es un promedio de años que viviría un determinado grupo de habitantes nacidos en el mismo año. Los factores que condicionan esto son el nivel educacional, avances tecnológicos y médicos, entre otros.

Distribución de la población mundial

En conocimiento de estos conceptos que configuran la población actual mundial, es que se analiza su distribución a nivel mundial por continentes.

Esta distribución está caracterizada por ser altamente desigual. Hay áreas del mundo que están altamente pobladas mientras que otras carecen por completo de habitantes en su superficie. Los lugares inhabitados son conocidos como anecúmene mientras que los lugares donde habitan personas de forma permanente se conocen como ecúmene. En los ecúmene se dan lugares altamente poblados mientras que otros no alcanzan gran densidad poblacional pero si los pocos habitantes viven de forma permanente en estos lugares.

El continente más poblado es Asia. Más del 40% de la población habita aquí, siendo China e India los países que concentran mayor cantidad de habitantes. América Latina sólo concentra el 8% de la población mundial.

Los focos de concentración de población son el sur y sudeste Asiático, Europa occidental y el noreste  de la costa Atlántica de Estados Unidos. En estos sectores se concentran dos tercios de la población que ocupan el equivalente al 1% del total de la superficie terrestre.

Hay sectores de alta densidad poblacional asociados a valles, costas y oasis, como por ejemplo, el litoral brasileño o el delta del río Nilo. Los vacíos poblacionales se dan en lugares calurosos como las selvas y desiertos, y en lugares fríos, como los polos y sectores de alta montaña, como por ejemplo, en la cordillera de los Andes.

Se entiende que la distribución de la población mundial está determinada por el entorno natural, siendo los lugares templados ideales para el asentamiento humano, principalmente, porque aquí se pueden desarrollar actividades humanas trascendentales como la agricultura. Asimismo, muchos asentamientos humanos se establecen por la necesidad de explotación de algún recurso natural específico, por ejemplo, la explotación de minerales. La historia de los lugares también explica el desarrollo de determinados ecúmene, como Paris o Londres.

En poblaciones que habitan países desarrollados la esperanza de vida supera los 80 años, en Latinoamérica el promedio es de 65 años, sin embargo, la diversidad cultural y las realidades particulares condicionan este promedio por país.