El Hinduismo

Sus libros sagrados: El Panteón hindú: Brama, Siva, Vishú…- Diosas- Templos y fiestas religiosas- El Ganges- Juicio sobre el Hinduismo.


Se llama hinduismo la religión de los 50 millones de habitantes que pueblan la India. Dícese también neobramanismo porque, en efecto, es la antigua religión védica con algunas aportaciones de la Filosofía y metafísica de los brahmanes, más las aportaciones de aglomerados de razas que han pasado por su suelo.

Libros sagrados del Hinduismo

Además de los libros védicos los hindúes tienen otros más modernos. Estos son:

  1. La gran epopeya llamada Mahabharata, que consta de más de 100.000 estrofas reunidas en 18 libros. Contiene todos los documentos de la vida social, civil y religiosa de la India. Es de elaboración brahmánica y pertenece al siglo IV antes de Jesucristo.
  2.  Los Puranas, 18 volúmenes. Obra didáctica, en su mayor parte, en verso, con marcada tendencia a ensalzar Vishnú en todas sus manifestaciones y a su mujer Sri; algunas veces también a Siva y a su esposa Durga.
  3. El Ramayana, poema épico con 24.000 estrofas, en libros.
  4. El Vaisnova-Dharma-Sastra:”Código de Vishnú”, no anterior al siglo III después de Jesucristo.
    Agamas “tradicionales”. Son las escrituras de las grandes comunidades religiosas, en las que se exponen las doctrinas filosóficas de las diversas escuelas y tratan de la noción de Dios, de la concentración de la mente, de las acciones que deben ejecutarse en el servicio de los Dioses, de las formas de adoración…
  5. Las Tantras, libros de mística, liturgia, medicina, normas de vida práctica y de magia.

El Panteón hindú

Lo constituyen la llamada trinidad india o Trímurti, a saber: Brama, Siva, y Vishnú.

  • Brama es el creador del mundo, la personificación del Uno, del absoluto. No es una divinidad popular. Sólo dos templos le están dedicados, uno el Rajputana y el otro en Gujerat, con algunos santuarios más en la India meridional.
  • Siva, es el destructor del mundo. Su figura es horrible. Se le presenta con cuatro brazos y adornado de serpientes. Lleva una flor en sus diestras y en sus izquierdas los atributos solares y la clava. Se sienta sobre serpiente de mil cabezas y cabalga sobre un buitre. En otros sitios se le llama Rudra, el dios de la tempestad.
  • Vishnú. Su figura es también grotesca y en postura ridícula. Lo más notable de este dios son sus encarnaciones o avatares, por los que acerca a los hombres.

Las diosas

En la religión india se admiten las diosas y toman una gran parte en el culto:

Parvati, Sakti y Kali. Sakti y Kali representan la fuerza femenina. Sus fiestas aparecen como verdaderas orgías, de lo más procaz y abyecto.
Parvati, la gran diosa de inmensa veneración en la India. Su culto es de lo más siniestro y sombrío. Tan poca simpática imagen se ve frecuentemente en las paredes de los templos, en las que resalta terriblemente por su carga negra y facciones desencajadas.
En el Panteón hindú es el animal sagrado por excelencia e intangible. Los templos y aún las calles y se las ve avanzar por ellas con la boca llena de flores. Los monos tienen un templo en el que no se puede entrar ni haberse descalzado. Se venera a los pavos, las agulas, las tortugas, los cuervos, los cocodrilos…

Templos y fiestas agradas

El suelo de la India está todo sembrado de templos. Algunos son edificios ciclópeos. Un autor la llama “arquitectura alpina”: Construcciones, moles que aterran.

Boro Budur, más que un templo es una colonia de ellos.

Todos estos templos imponen por sus magnitudes enormes cuando se miran por fuera. Por dentro están llenos de estatuas y bajorrelieves. Asimismo cuerpos de cuadrúpedos y serpientes, que proliferan, se atropellan y ascienden en una pirámide confusa.

Las fiestas sagradas

A mitad de febrero se celebran las de Silva. Antes de la luna llena de este mismo mes, y de marzo, las de Krishna, con la representación de las escenas de leyenda de este dios y con toda clase de farsas carnavalescas y bailes de jóvenes, pintado el rostro con polvos rojos y amarillos.

En plenacanícula se festeja el nacimiento de Silva con gran pompa y júbilo…

El punto de emoción de las fiestas lo constituyen las famosísimas procesiones, en las que los europeos apenas nos podemos imaginar el espectáculo de frenesí y abigarramiento que ofrecen. La imagen del dios homenajeado es arrastrada por una artística carroza. “Cuando la profesión está para comenzar, dice, un grito ensordecedor lanzado a una por millones de pechos estalla en el templo, aturde el espacio, se esparce por todo el campo y retumba en las lejanías. Añádase de feroz aullido lanzado por 500.000 poseídos que, heridos de locura, invocan a voz en cuello al ídolo, mientras se golpean el pecho, las espaldas y las sienes:”Samaiah Vishnú! Samaiah Vishnú!”

Es una fiesta que ha pasado por todas las generaciones y hoy se practica igual que antes. En esta se utilizan caretas y pinturas, las cuales echan por todo el cuerpo.

El Ganges

Es el río sagrado del hinduismo y uno de los elementales más típicos de su culto. Nace en las montañas del Himalaya, en Harvard, y ya a este sitio acuden millones de adoradores a bañarse en sus aguas y a arrojar a la corriente las cenizas de sus muertos.
La multitud ingente llena por completo el ancho cauce hasta ocultar las aguas. Pululación de cuerpos morenos y carnes estallantes. Brahmanes blandiendo las ramas con que golpean monótonamente las aguas: mujeres medio sumergidas, cuyos cuerpos se moldean a través de sus azules velos chorreantes haciendo haciendo salir el agua ante ellas. Otros viejos de piel emblanquecida, de triple vientre hinchado y lustroso cráneo, sentados sobre las planchas de piedra bajo anchas sombrillas de paja recitando los textos sagrados; otros, finalmente, en las gradas reproduciendo los miles de gestos rituales que se han de practicar todas las mañanas: abluciones, contorsiones de dedos que deben figurar las encarnaciones del Vishnú…!”

Juicio sobre el hinduismo

Por lo que llevamos expuesto podemos formular ya nuestra apreciación.
Lo primero que nos impresiona en el hinduismo, es el puesto mismo, la potente y avasalladora fuerza de su instinto religioso. Es el pueblo más religioso de la tierra. Sus templos no tienen parecido ni en número ni en grandiosidad con ningún otro, y lo mismo debemos afirmar de su fervor religioso hasta el fanatismo, manifestado en sus magnas procesiones, en sus abluciones en el Ganges, en los excesos penitentes de sus faquires, de sus acetas…
La religión es tan arraigada y es tan especial en el pueblo hindú, que se ha podido decir, con verdad, que la historia, de su pensamiento es la historia del pensamiento religioso, y que su inteligencia y actividad está constituida e impregnada en su esencia por un pensamiento de fe.

La religión en sí

¿Podemos ser tan encomiásticos con la religión hinduista en sí misma? Ciertamente que no, y éste es el mayor contraste que puede darse.
Dos notas presenta, en particular, que nos repugnan sobremanera: su politeísmo desbordado y multiforme y el bajo nivel moral de sus actividades.
El politeísmo hindú, ya lo hemos visto, es el más proliferante que se conoce. Comienza por la Trimurti, o trinidad, Brama, Vishnú y siva, y siguen más de 300 millones de dioses, como queda indicado, y otras tantas diosas, pues todos viven en maridaje.

El humanismo

Neobramanismo.- es la antigua religión media.
Sistema religioso y social practicado por la mayoría de los habitantes de la India.El hinduismo descansa no tanto en las creencias como en el nacimiento y la conducta.

  • Carece de fundador y no utiliza credos definidos, aunque existe un vasto conjunto de literatura Sagrada hindú.
  • La fe entre los hindúes es algo que abarca mucho.
  • Los hindúes aceptaron los principios de veneración y el alma.

El hinduismo brahmánico impone diferentes tipos de castigo por las infracciones de las Reglas de Conducta.

Los brahmanes, escrito en el VII a.C. constituyen versiones en prosa de las vedo, en las que se dan distintas normas rituales que han de seguir los brahmanes.