El legado del mundo romano

La cultura romana tuvo similitudes con el mundo griego. La cercanía territorial permitió que ambos pueblos entraran en contacto y así se efectuara la unión de elementos a los que se les denomina “cultura clásica”. Los principios que rigieron la creación cultural  fue el sentido del individuo que contenía una capacidad intelectual y otra espiritual.


Cultura romana

Gran parte de sus ideas provinieron del mundo griego, por lo cual fueron considerados los continuadores del pensamiento que se gestó en las polis. Entre los intelectuales más destacados, encontramos a Virgilio quien estudió historia, retórica y poesía. Las obras más destacadas del autor fueron: Bucólicas y diálogos pastoriles (42-39 a.c), las Geórgicas (39-29 a.c) y la Eneida (29-19 a.c).

Por otra parte, el derecho romano trascendió al punto de perdurar hasta la edad media. En él se estableció la diferencia entre el derecho civil (ius civilis) y el derecho de gentes (ius gentium). El derecho civil regula las relaciones entre las personas y el Estado. En cambio, el derecho de gentes legisló sobre  el vínculo entre Roma y otros Estados. Posteriormente, estos principios se ocuparon para normar la vida al interior de los feudos y castillos medievales.

  • La literatura romana se destaca por autores cómo Plauto, Terencio y  Cicerón (oratoria).
  • La historia se destaca por autores cómo Polibio, Salustio y Tácito.

El uso del  latín como idioma oficial de Roma, contribuyó a la unidad cultural de oriente y occidente. La transformación del latín provocó que fuera la lengua madre de todos los idiomas modernos: castellano, catalán, francés, italiano, portugués y rumano.

Religión

Las primeras manifestaciones religiosas difieren bastante de las de fines del imperio. En los inicios de la civilización romana se practicaron cultos domésticos a los antepasados – espíritus del hogar- y otros asociados a los trabajos agrícolas- espíritus de la naturaleza-. Posteriormente, el culto politeísta basado en el panteón griego se proyectó al mundo romano, sólo cambiando en su denominación.

  • Júpiter: Padre de los dioses.
  • Juno: Esposa de Jupiter, protectora del matrimonio
  • Minerva: diosa de la sabiduría.
  • Marte: dios de la guerra.

Y un tercer momento, lo marcó la aparición del cristianismo, el que provocó que existiera una ruptura con las creencias paganas de la antigüedad y se planteara un cambio de mentalidad en el ámbito religioso.  En sus inicios el cristianismo se practicó como un culto secreto, llegando a ser perseguidos y cobrando un gran número de víctimas.  Sólo en el año 313 d.c se les otorgó la libertad de culto en el Edicto de Milán proclamado por Constantino. El cristianismo fue declarado religión oficial del Imperio en el 380 d.c en el Edicto de Tesalónica, ordenado por Teodosio.

El arte romano

Sus expresiones más destacadas fueron las construcciones que ayudaron a unificar el imperio. De esta manera las vías, acueductos, las termas, los arcos de triunfo, circos, coliseos, casas decoradas con mosaicos, iban marcando la pertenencia al imperio romano.

Los caminos permitieron que Roma conservara los países conquistados por sus funciones administrativas y económicas. La primera vía construida fue la Apia (31 a.c). La red de caminos hacia la Galia fue terminada por  Augusto, Tiberio y Vespaciano. Al fin del Imperio la red de caminos sumaban 90.000 kilómetros, la mitad de ellos en Europa. Las distancias estaban marcadas cada mil dobles pasos-unos 1.400 kilómetros por medio de <<mojones miliarios>>, generalmente cilíndricos, con una inscripción grabada señalando el emperador que lo construyó.