Independencia de Estados Unidos

Conoce las razones que provocaron la revolución norteamericana y que motivaron la Independencia de los Estados Unidos.


A fines del siglo XVIII estalla en Norteamérica la revolución de las colonias inglesas. Como respuesta a las medidas abusivas desde la Metrópoli y la carencia de participación en el parlamento, los habitantes se organizan exigiendo su autodeterminación y autonomía.

Contexto social

Existían 13 colonias inglesas en América. En el norte, se dedicaban principalmente al rubro de la industria y las finanzas siendo la burguesía el grupo más relevante. En el sur sobresalían los grandes latifundistas con aires aristocráticos.

Muchos de los habitantes de las colonias eran inmigrantes que provenían de la marginación social en Inglaterra (miembros de grupos protestantes, personas empobrecidas y fugitivos).

Motivos

A fines del siglo XVIII, las tensiones entre la Metrópoli y las colonias inglesas americanas eran intensas. Se instauraron una serie de medidas con el fin de controlar las actividades mercantiles en las colonias que causaron gran malestar entre sus habitantes, quienes esperaban la igualación de los impuestos y representación en el Parlamento inglés.

Entre estas medidas reconocemos:

  • La Ley del Azúcar: Impuesto a bienes de consumo como el azúcar, café, potasio, vino, seda y hierro.
  • La Ley de la Estampilla: La Stamp Act imponía impuestos sobre todo tipo impresión escrita como las cartas, testamentos, etc.
  • Ley Declaratoria: En 1766 el Parlamento inglés establece que las colonias americanas debían subordinarse a las leyes que éste apruebe, sea de la materia que sea.
  • Leyes Townshend: En 1767, se imponen impuestos a la importación de productos como el cristal, plomo, papel, pinturas y el té.

Las leyes impuestas desde el Parlamento inglés generaron el repudio de los habitantes norteamericanos quienes protestaron contra la Metrópoli en Boston, el día 5 de marzo de 1770, consiguiendo la represión por parte de los soldados ingleses. Tras los hechos de la conocida Masacre de Boston, se derogan los impuestos estipulados en las Leyes Townshend, manteniéndose sólo el impuesto sobre el té.

El malestar en la población era generalizado y en aumento. En 1774, un grupo de hombres de las colonias protesta lanzando al mar un cargamento de té. Esto da inicio a una serie de medidas que organizarían a las 13 colonias y que detonarían la Revolución Norteamericana.

Desarrollo del conflicto

EL 4 de julio de 1776 se celebra el Congreso de Filadelfia en donde representantes de todas las colonias redactan la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. Entre los representantes más llamativos se encuentran George Washington, Benjamín Franklin y Thomas Jefferson, quienes participarían activamente en el proceso revolucionario.

Entre los postulados que se rescatan de esta declaración sobresalen el derecho a la libertad y felicidad de los habitantes y el respeto a los derechos naturales e inalienables de los ciudadanos.

Se da inicio a un conflicto armado que va desde 1776 a 1783. Durante este enfrentamiento,  los colonos norteamericanos reciben ayuda de Francia, enemigo de Inglaterra. Esto da cuenta de la influencia directa que reciben los franceses. El General Lafayette, cumple una notable labor en este proceso y el mismo serviría como transmisor del ideario político de la Revolución Norteamericana en Francia.

El conflicto termina tras el triunfo en la Batalla de Yorktown, firmando la Paz de París, en donde se reconoce la Independencia de Estados Unidos y además se le devuelve Menorca a España, país que también había apoyado durante la guerra independentista.

En 1787 se redacta la primera Constitución y se crean los Estados Unidos de Norteamérica como una república federal democrática con soberanía nacional, con separación de los poderes del estado y que respeta los derechos individuales (prensa, libertad de expresión, credo, propiedad privada). Los Estados se encargan de velar las materias de educación, seguridad y justicia mientras que al gobierno central le competen los asuntos exteriores, defensa y economía.

La revolución norteamericana es la primera insurrección colonial contra un imperio y la primera en poner en práctica los principios liberales.