La carrera imperialista y el reparto del mundo (1880-1914)

El imperialismo europeo se desarrolló principalmente en África. Las potencias europeas se reparten el continente, extrayendo los recursos naturales necesarios para la producción, lo que ocasionó que se despojara a África de recursos mineros, algodón, madera y animales. A la vez se esclavizó a la población, la que fue vendida como mano de obra en América. En consecuencia surgió una pugna de poder entre las potencias que desencadenó la Primera Guerra Mundial (1914-1918).


El Imperialismo Europeo

Los factores económicos son los más importantes para comprender el fenómeno de la carrera imperialista. Las grandes potencias coloniales industrializadas comienzan a expandir sus mercados hacia 1973. Y la industria no podía crecer sino encontraba nuevos mercados para dar salida al excedente productivo. Por el contrario en los países europeos se habían producido medidas proteccionistas entre 1879-1880, a excepción de Gran Bretaña.

Los grupos que dirigen la economía son los que más presionan a los políticos de los gobiernos para que expandan los mercados. Los gobiernos justifican a los pueblos que la llegada de la inversión se efectúa con la excusa de garantizar la seguridad económica para la nación y para los trabajadores ante un futuro que se dibuja desastroso por la falta de materias primas, fuentes de energía y mercados.

El aumento de la producción en Europa entre 1815 y 1870 de 190 millones a 300 millones de personas, trajo consigo el desempleo y la emigración, por lo cual, las personas no tienen otra opción que iniciar otra vida en otros continentes. De esta forma la colonización presentaba nuevas esperanzas, ya que el proletariado desempleado vio en ella una forma de mejorar sus condiciones económicas, laborales y sociales.

La carrera imperialista para Gran Bretaña fue para cuidar sus enclaves coloniales en función de la actividad comercial. De esta manera efectuaron escalas seguras en los viajes para que los barcos aprovisionaran de materias primas y transportaran los recursos naturales.

Cambios políticos y culturales

Con el paso del tiempo el imperialismo se va transformando en nacionalismo, ya que a las naciones no les bastaba con ser un estado importante en Europa, sino que pensaban expandir sus dominios más allá de sus fronteras, para que mejore su status y ser potencia mundial.

Por otra parte, el espíritu aventurero  y el desarrollo de las ciencias naturales y geográficas provocaron la aparición de explorador, interesado en investigar zonas de África, como el Congo y el río Muni. A estas exploraciones se sumaron las asociaciones misioneras, geográficas y coloniales.

Colonización de África

Una práctica generalizada del imperialismo fue la venta de esclavos, los que llegaban a América a través de África Occidental y el Atlántico.Los países Europeos se repartieron África (hacia 1914) de la siguiente manera:

  • España: Argelia, África Occidental Francesa, África Ecuatorial Francesa y Madagascar.
  • Gran Bretaña: Unión Africana, Bechuanalandia, Rhodesia, Uganda, África Oriental Británica, Sudán, Egipto, Nigeria y Costa de Oro.
  • Francia: Libia y  Somalia Francesa.
  • Alemania: Camerún, África Suroeste Alemana y  África Oriental Alemana.
  • Italia: Abisinia y Liberia.
  • Bélgica: Congo Belga.
  • Portugal: Gabón, Angola  y Mozambique.

Por otra parte Rusia llevó a cabo una carrera imperialista sin llevar a cabo la expansión ultramarina, amplió sus fronteras a Asia y Extremo Oriente. Japón también participó de esta carrera, a causa de su extensión territorial pero fijó sus intereses hacia Corea, zona que ocupó hasta 1894, tras una guerra con China. Las potencias europeas exigieron a Japón repartir parte de sus conquistas, de modo que el país  retuvo Formosa y algunas islas.  El objetivo era que Corea fuera independiente, pero los rusos, querían colonizarla.  Este hecho dio inicio  a la guerra ruso-japonesa 1904-1905. Japón triunfó y anexo otros territorios como la mitad sur  de la Isla de Sajalín y Corea (1910).