La religión en el valle del Indo

Para poder entender el complejo sistema religioso que se desarrolló en la civilización del Indo es preciso tener clara la implicancia del hinduismo en la vida de la población india.


En el extenso territorio del subcontinente indio se desarrollaron numerosas religiones locales que tenían sus propias deidades, sus ritos y sus tradiciones, por ello se considera que el hinduismo es la suma de todas ellas; no obstante la diversidad de manifestaciones y a pesar de que no hay una doctrina que fije los principios del hinduismo, todos los hinduistas creen que existe un ser supremo o dios y creen, además, en la existencia de un universo terrenal que tiene ciclos de creación y destrucción y en otro universo, de carácter espiritual, en el que la existencia de los seres es inmutable y eterna. El fin de los hinduistas es lograr abandonar el ciclo de reencarnaciones que significa pasar de un estado de creación, a otro de destrucción y retornar al universo espiritual para vivir eternamente.

En el hinduismo, a pesar de que se cree universalmente en la existencia de un ser supremo, hay dos creencias principales para simbolizar su naturaleza. La primera cree que el ser supremo existe en forma de energía impersonal, y la otra creencia representa a ese ser supremo en la forma de personas. La creencia del dios impersonal denomina a este como Brahmán y estima que todos los seres del universo son su expresión; la creencia que personifica la representación del ser supremo aglutina a una enorme diversidad de religiones con sus propios dioses, como por ejemplo los vaishnavas, que creen en el dios Vishnú, o los vaishnavas gaudiyas que creen en el dios Krishna.

El budismo, el brahmanismo, el vedismo, el jainismo, el vedantismo, son sólo algunas de las religiones que componen el hinduismo; a través de la evolución histórica de la civilización del valle del Indo, las religiones que más influencia han tenido en el desarrollo político y social de la población india son el brahmanismo y el budismo.

El Brahmanismo

El brahmanismo basa su cosmovisión en las escrituras sagradas o vedas, los cuales son estudiados e interpretados por la casta de los sacerdotes, llamados brahmanes. El brahmanismo profesa la creencia de que existe un Brahma o ser supremo que está presente en todos los seres del universo; este brahma era considerado el principio de la vida. Los brahmanes creían que una vez que los hombres morían, se reencarnaban en una casta según la pureza de la vida que habían llevado; la casta de los brahmanes era la más importante y la más pura. Por el contrario, los parias pertenecían a la casta más impura y eran los que más lejos estaban de retornar al universo espiritual o brahma.

El budismo

El budismo surgió en las laderas de la cordillera de los Himalayas y se basaba en la doctrina predicada por Sidharta, al que se consideraba iluminado y por ello se le conoció como Buda (que en sánscrito significa el iluminado). El budismo se basa en las enseñanzas o iluminaciones de Buda, las que se componían de las llamadas Cuatro Nobles Verdades.

Las Cuatro Nobles Verdades

La primera de ellas señala que la vida es sufrimiento, y afirma que la existencia es ese sufrimiento desde que los hombres nacen hasta que mueren.

La segunda verdad plantea que el sufrimiento de las personas es causado por la ansiedad que sienten los hombres al ser incapaces de reconocer la naturaleza espiritual de la realidad; por ello los hombres se vuelven hacia las cosas materiales, engendrando el sentimiento de la codicia, el cual produce también sufrimiento.

La tercera enseñanza dice que para los hombres es posible acabar con el sufrimiento si logran superar la ansiedad provocada por la ignorancia.

Finalmente, Buda predicó que para poner fin al sufrimiento es preciso tener una visión equilibrada de las cosas, desarrollar buenas intenciones, realizar buenas acciones, esforzarse constantemente, tener buenos pensamientos y dedicar tiempo a la contemplación de las cosas y a la reflexión sobre ellas.

La práctica de estas acciones lleva a las personas a lograr desarrollar las actitudes centrales que conforman el budismo: la moral, la concentración y la sabiduría. El budismo plantea que si los hombres llevan su vida de acuerdo a estas enseñanzas, serán capaces de acabar con el sufrimiento de la existencia y podrán liberarse de la reencarnación, hasta alcanzar un estado de paz y felicidad absoluta llamado nirvana.