La Teoría de la Evolución

La evolución es un proceso continuo, de larga duración, de transformación de las especies a través de cambios producidos generación tras generación, sucesivamente; debido a la evolución, las especies u organismos gradualmente cambian de un estado a otro.


La teoría de la evolución humana fue propuesta en 1859 por el naturalista inglés Charles Darwin, a través de su libro “El origen de las especies”.

En 1871, este mismo autor complementa su obra anterior con la publicación “El origen del Hombre” en el que expone que el ser humano desciende directamente de un primate muy parecido al mono.

Este planteamiento fue considerado blasfemo por las autoridades eclesiásticas de la época, ya que se oponía al mito de la Creación contenido en la Biblia, el cual se utilizaba para explicar el origen del hombre en el mundo.

La teoría de la evolución natural propone, en pocas palabras, que las especies tienen la posibilidad de cambiar a través del tiempo debido al uso o desuso de los órganos; Darwin y su contemporáneo Alfred Russell Wallace, en investigaciones independientes pero paralelas, identificaron el mecanismo de cambio que actuaba en la evolución, denominándolo “selección natural”.