Liberalismo

Conoce las principales características y el impacto que tuvo el Liberalismo en el siglo XIX.


El Liberalismo fue un movimiento que abarcó todas las esferas de la sociedad. Logró imponerse durante el siglo XIX como la ideología política y económica dominante, gracias al proceso de industrialización desarrollado en Europa. Las consecuencias de la instauración de sociedades liberales trasformó el escenario político y social de la época.

Definición

El Liberalismo fue un movimiento político, económico y social que poseía como característica fundamental, la promoción de la libertad individual para obtener el progreso de la sociedad.

Esta ideología política y económica, nació y se cultivó durante las revoluciones dadas entre los años 1789 y 1848, siendo la alta burguesía la clase social que la propagaría.

La Revolución Industrial provocó el fortalecimiento de la ideología liberal, la cual explicaba y justificaba los efectos sociales provocados por la industrialización de las sociedades. El Liberalismo y la industrialización fueron dos fenómenos que se dieron en paralelo y se potenciaron mutuamente.

La corriente liberal tuvo impacto en todas las esferas de la sociedad, sin embargo, hubo dos aspectos en que su desarrollo se hizo evidente en profundos cambios en el ideario político y las formas de gobierno que se dieron en la sociedad del siglo XIX.

Liberalismo Político

El Liberalismo político logró consolidarse con el transcurrir del siglo XIX alrededor de muchos lugares del mundo. Sus principales ideales fueron:

  • Respeto a las libertades ciudadanas como la libertad de expresión, asociación y reunión.
  • La elaboración de una Constitución Política que estableciera los derechos y deberes de los ciudadanos y sus gobernantes.
  • Separación de los poderes del Estado (ejecutivo, judicial y legislativo)
  • Derecho a voto por parte de un determinado porcentaje de la población

Liberalismo Económico

El liberalismo económico fue un conjunto de teorías y prácticas que sirvieron para consolidar el poder de la alta burguesía. Estas prácticas fueron en gran medida consecuencia de la Revolución Industrial.

Estas teorías preconizaban, fundamentalmente, la no intervención del estado en cuestiones económicas, financieras y empresariales. Los liberales consideraban que los efectos de la industrialización eran inevitables y seguían un curso natural.

Los dos principales exponentes del Liberalismo económico son:

Adam Smith (1723-1790)

Planteó la Ley de la Oferta y la Demanda que debía ser la que rigiera la economía. Para ello sugirió la no intervención estatal en materias económicas ya que los precios y salarios se iban a regular en base a esta ley. Para Smith, la libertad individual era fundamental, ya que cada hombre buscando su beneficio podría generar un beneficio general que aseguraría el progreso de la sociedad.

Thomas Malthus (1766-1834)

La teoría malthusiana postulaba a que el crecimiento de la población se daba de forma geométrica y que la producción de alimentos y de riquezas se daba de forma aritmética. Esto provocaba un problema que podría detonar en la pobreza total del mundo. Malthus sostenía que la forma de evitar esta catástrofe social era a través del control de la natalidad de los obreros.

Consecuencias

La instauración del Liberalismo tras las consecutivas oleadas de revoluciones liberales que se dieron durante la primera mitad del siglo XIX (1829, 1830 y 1848) la instauró como la ideología dominante y provocó:

  • El derrocamiento de la sociedad estamental abriéndole paso a una basada en las riquezas. La burguesía se consolida como la clase social dominante.
  • El establecimiento del derecho a voto, en un principio de carácter censitario pero tras las revoluciones liberales del siglo XIX se establece uno de carácter universal.
  • El predominio del ideario liberal que promovía un poder político basado en una carta fundamental de derechos y deberes y la separación de los poderes del estado.
  • Agudizamiento de la Cuestión Social debido a las prácticas liberales que promovían la no intervención estatal en materias sociales y económicas.