Persia

Persia es un término que tradicionalmente se ha utilizado para denominar al territorio que se ubica al este de Mesopotamia y a los pies de los Montes Zagros. Este territorio ha sido históricamente habitado por una diversidad de pueblos, la mayoría de ellos de origen indoeuropeo; en la actualidad, es ocupado por el estado de Irán.


El origen de la palabra Persia proviene de la tradición griega; esta señala que Perses, el hijo de los personajes mitológicos Perseo y Andrómeda, se había establecido a gobernar el país de los Montes Zagros. Por ello, los habitantes de esta región fueron llamados persas.

El territorio de Persia comprende aproximadamente 2.000.000 de kilómetros cuadrados, y es una zona caracterizada por la gran presencia de montañas. Esta situación implica que este territorio posea grandes contrastes geográficos, y que su clima esté marcado por una estación extremadamente calurosa en verano y una estación sumamente fría en invierno.

En el interior del territorio existen desiertos y estepas que determinaron el carácter nómada de los pueblos que vivían en él; no obstante, pueblos como los medos y los persas, se establecieron en los valles de las montañas, lugares en los que abundaban cereales y árboles frutales, además, de pasto que resultaba fundamental para el desarrollo de la ganadería.