Primera guerra mundial: El nuevo orden geopolítico mundial.

La Primera Guerra Mundial puso fin al escenario del Imperialismo Europeo. De esta manera se comienzan a gestar modificaciones territoriales en base al acuerdo de Versalles, que van estableciendo una nueva dinámica en las relaciones internacionales, apareciendo el liderazgo de Estados Unidos como indiscutible frente a la Europa devastada de la guerra.


El rediseño del mapa de Europa

El orden europeo luego de la Primera Guerra Mundial se establece desde los países vencedores del conflicto. Las condiciones se encuentran escritas en el Tratado de Versalles (1919), el que fue resultado de una compleja negociación, ya que las partes no se encontraban de acuerdo.

El Presidente de Estados Unidos Woodrow Wilson es quien dirige el acuerdo finalmente, al establecer como un nuevo principio del orden internacional el principio de libre determinación de los pueblos y dar por finalizados los imperios coloniales. Por otra parte, se establecen las disposiciones que obligaban a Alemania a proceder al desarme, a acceder a las cesiones territoriales y al pago de reparaciones en concepto de compensación.

El desarme de Alemania

Alemania fue culpabilizada de la gran guerra, razón por la cual, se le impuso el desarme unilateral, comprendiendo la destrucción de fortalezas de la zona del río Rhin (Renania), la aniquilación de la flota y la aviación. Al ejército se le limitó el número de contingente, encargado únicamente de mantener el orden fronterizo.

En los aspectos limítrofes Alemania perdió Alsacia y Lorena por el Oeste, siendo reintegrados a Francia. A la vez se estableció un corredor en el Dantzing, separando  a Alemania de:  Prusia oriental del resto de país, aislándola. Polonia aumentando su territorio con la anexión de las regiones de Posnania por el oeste y las regiones industriales de Silesia y Galitzia al sur. Otro de los apartados estableció la prohibición de  cualquier tratado con Austria y Dinamarca recibió el ducado de Schleswig.

Los nuevos estados

El desarme del Imperio Austro-Húngaro y del Imperio Turco ocasiono la aparición  de nuevos Estados en Europa del Este como Checoslovaquia, Yugoslavia y en el cercano Oriente, Siria e Irak, los cuales quedaron bajo la tutela  de Francia y el Reino Unido, lo que efectuarían vínculos económicos con la elite de los nuevos estados. Esta readecuación del mapa dio el primer paso para que los países del Golfo Pérsico proyectaran su economía en torno al petróleo.

La sociedad de Naciones y la paz

Las nuevas fronteras territoriales deberían ser respetadas. Para esto se creó la Sociedad de Naciones con el objetivo de solucionar los conflictos internacionales por la vía diplomática, evitando recurrir a la guerra.  Además, la Sociedad debió crear las garantías de seguridad colectiva para respaldar a los países pequeños frente al posible ataque de una potencia.

Para establecer una paz duradera fue necesario promover el desarme general, el conocer los tratados e impedir la violación de éstos. Pero el desarrollo de los hechos fue distinto, el congreso estadounidense rechazó pertenecer a la Sociedad de Naciones y este hecho le restó fuerza a la institución. Por su parte Alemania por considerarla la gran responsable de guerra y la URSS por su carácter revolucionario, no participaron de la Sociedad de Naciones.

Uno de los problemas que se presentaron en la sociedad fue que los países no defendían el orden internacional, sino sus propios intereses. De esta forma se permitió que Francia y el Reino Unido siguieran beneficiándose de las colonias alemanas de África y los antiguos territorios del imperio turco en el cercano oriente por el mandato de la Sociedad de Naciones.

La Primera Guerra Mundial fortaleció la posición económica y política de Estados Unidos, la producción agraria, industrial y energética aumento, junto a las reservas de oro. Lentamente Estados Unidos financiaría la reconstrucción de Europa a través de préstamos lo cual le permitió conducir y liderar la política mundial hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial.