Stalin: El totalitarismo de la Unión Soviética (1924-1953)

El totalitarismo Stalinista se fundamento en el control absoluto de la URSS. La producción se planificó con metas, la actividad agrícola se colectivizó y se produjo una legitimación del régimen a través de los medios de comunicación y la propaganda de partido único.


La implementación del totalitarismo de Stalin 

La modernización económica de la Unión Soviética estuvo acompañada de los enfrentamientos personales e ideológicos entre Stalin y Trotski, por la sucesión para la jefatura de Estado de la Unión Soviética. Trostki tuvo una participación en la revolución de 1905 y en el soviet de Petrogrado en 1917, lo cual le había otorgado cierto prestigio político, siendo el favorito para suceder a Lenin.

Por otra parte, Stalin había alcanzado el puesto de Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) en 1922 con la propuesta de fortalecer el socialismo en un sólo país y así consolidar el Estado Soviético. Esta postura, se proyectó a la política del partido (1927), lo que trajo la deportación de los opositores a Stalin a Siberia (Trotski, Zinoviev y Kamenev).

La eliminación de los rivales políticos de Stalin se efectuó hasta 1930, para luego continuar con las purgas, es decir los procesos públicos contra los dirigentes del partido acusados de traición, terrorismo o espionaje. Se efectuaron juicios en dónde se obtenía la culpabilidad de los acusados, quienes previamente fueron sometidos a torturas físicas y psíquicas. Algunos de los acusados fueron Zinoviev, Kamenev y Bujarin. En general, los juicios fueron la culminación ejemplar de las depuraciones al partido, los militares, funcionarios, científicos, etc.

Aspectos Socio-Economicos

El Gobierno de Stalin se transformó en una dictadura de carácter personalista con base en la burocracia del partido. La gran parte de la comunicación gubernamental quedaba desfigurada por la propaganda, que extendió el culto a la personalidad y la manipulación del pasado revolucionario en dónde figuraban otros dirigentes más importantes que Stalin.

La sociedad se vió afectada porque se regresó a la política social conservadora, fomentado la natalidad de las mujeres y prohibiendo el aborto y el divorcio. La cultura se dañó porque se intervino la ciencia, se eliminaron las vanguardias artísticas y literarias. Sólo existiría el realismo socialista.

En el ámbito económico se produjo una creciente diferenciación social en el campo y en las ciudades. Los jornaleros y obreros vivían en la pobreza mientras crecía su desempleo todo por causa del Plan NEP 1921-1929 (Nueva política de Estado), el que consistió en una especie de capitalismo de Estado, que trajo la aparición de un grupo social que urbano con más comodidades que el ámbito rural.

Desde 1928 se aplicó la planificación en la producción también conocida como planes quinquenales. Cada cinco años se estipulaban las metas de producción. Esta política se desarrolló hasta la Segunda Guerra Mundial. Con esta reforma se efectuó la colectivización agraria, es decir se eliminó la propiedad privada y de abrió paso a las nuevas explotaciones colectivas. Los pequeños propietarios que se opusieron fueron deportados a Alaska o encarcelados.

El trabajo colectivo de la tierra y la industrialización fueron complementarios, ya que ambas se desarrollaron de forma paralela. Mientras el Estado promovió el desarrollo de la industria pesada. Así la actividad energética, la siderurgia y la fabricación de maquinaria fue la clave para que el país tomara la independencia y se transformara en potencia económica.

El camino recorrido desde la Revolución Rusa desde Lenin hasta Stalin se alejó bastante del proyecto inicial, en dónde primaba el socialismo obrero (soviético) y se reemplazó por el socialismo real.