Ambiente narrativo

El ambiente narrativo es el contexto que envuelve a personajes y acontecimientos de la narración. Descubre que es lo que constituye este entorno narrativo.


 Ambiente narrativo: Espacio de la narración.

El ambiente narrativo consiste principalmente en el escenario o espacio en el que se mueven los personajes y ocurren los sucesos y acciones del relato. Puede estar inspirado en un lugar real o imaginario, pero es necesario tener en cuenta que abarca mucho más que simplemente el espacio físico que pisan los personajes, es el contexto entero dentro del que se enmarcan.

Ambiente físico:

Se refiere al lugar concreto y geográfico en el cual ocurre la historia. Puede ser un espacio reducido y específico como la sala de estar de una casa o bien un ambiente amplio y menos preciso como una pradera o Inglaterra.

Ambiente psicológico:

El ambiente psicológico está relacionado con el contexto abstracto que se va generando a medida que va avanzando el relato a través de los personajes y sus acciones, y de los sucesos que van ocurriendo. Es por esto que en muchos relatos el ambiente psicológico no es estable, ya que si bien en un principio presenta un ambiente de alegría, por ejemplo, el curso de la historia hará que tal vez el ambiente psicológico cambie a uno de tristeza. A pesar de esto, es posible encontrar ambientes psicológicos que se mantienen o que lideran gran parte del relato; puede ser que una narración presente permanentemente un ambiente de confianza, un ambiente psicológico de tensión, etc.

Ambiente sociocultural:

Las características sociales y culturales de los personajes también aportan al ambiente en el sentido de que delimitan el área en el que se van desenvolviendo los mismos. Por ejemplo, si los personajes de una narración se caracterizan por ser de una familia muy religiosa de clase media, esto indica que el ambiente sociocultural y general del relato, probablemente estará circuncidado por factores religiosos y problemáticas o lógicas de la clase media y de la familia.

Ejemplo:

En un pueblo lejano, cerca de un río, vivía una madre con sus dos pequeños niños. Ella era una madre amorosa, cuidaba de sus hijos con un cariño inigualable, pero había algo que ninguna persona en el pueblo sabía: la madre, era una bruja malvada que se dedicaba a maldecir a otros habitantes para su propio beneficio y diversión.

Una terrible noche pagó por sus acciones: Un demonio se apoderó de sus pensamientos y su mente, la voz del ser maligno en su cabeza, le decía que tenia que pagar por sus acciones, y sin estar plenamente consciente de lo que hacía, la madre tomó a sus dos pequeños hijos y los llevó al río, hizo exáctamente lo que le dijo el demonio: Ahogó a sus hijos en el río.

Cuando salió de su estupor la madre vio a sus dos pequeños bebés flotando en el rio, sin vida. Se dio cuenta de que ella había sido la responsable y se odió por ello. Queriendo seguir a sus hijos en el camino de la muerte, comió de una hierba venenosa que crecía a orillas del rio y se quitó la vida.

Sin embargo al haber sido una bruja muy malvada, tenía que pagar por sus acciones, y aunque su cuerpo murió, su alma sigue viva. Por las noches, aun se puede ver el alma de la bruja vagar por las calles del pueblo, arrepintiéndose de lo que hizo, llorando y gritando con voz estridente lamentos que aterran a todo el que la escucha y todo el mundo la conoce como la llorona.”

(Fuente: La leyenda de la llorona por Vuelapluma en Cuentosbreves.org)
 

Ambiente físico: Pueblo lejano. Cerca del río

Ambiente psicológico: Ambiente sobrenatural, mítico y de terror.

Ambiente sociocultural: Sociedad de pueblo pequeño y remoto con cultura fantástica-maravillosa.