Argumentación: Convencer, persuadir y disuadir

El propósito central de  la argumentación es convencer a un receptor sobre una idea. Aprende las diferencias entre los conceptos de convencer, persuadir y disuadir.


Los textos argumentativos se definen como aquellos textos que a través de razonamientos de tipo lógico buscan que el receptor se adhiera a una idea determinada o renuncie a una posición ideológica previa. En otras palabras, la argumentación se trata de convencer, persuadir o disuadir a alguien de algo. Sin embargo, aunque estos términos parecen sinónimos, técnicamente se distinguen entre sí en el sentido de que diferencian tanto el tipo de argumentación utilizada como el objetivo de la misma.

Convencer y persuadir:

Los terminos convencer y persuadir se refieren al sentido positivo de una idea, es decir, ambos buscan que el receptor se adhiera o identifique con un punto de vista determinado, pero se diferencian entre sí en cuanto a la manera en que intentan lograr la adhesión de una tesis o idea. Mientras convencer significa desplegar un modelo de razonamiento lógico que apele al intelecto, a una reflexión, y a la razón, persuadir generalmente implica el uso de otras herramientas y recursos que están más en relación con argumentos emocionales y personales que afectan diréctamente a las personas. De esta manera, convencer es una técnica que se utiliza más para promover ideologías, propaganda, opiniones y corrientes de pensamiento, y persuadir se emplea, en general, para acciones más concretas y espontáneas; la publicidad intenta persuadir de adquirir determinados productos a través de argumentos como “serás más linda”, “te sentirás mejor”, “serás más popular”, las madres, por ejemplo, tratan de persuadir a sus hijos de que se saquen buenas notas “porque o si no te retará tu papá” o “porque si no no podrás salir a jugar”, etc.

Ejemplos:

Convencer: Fumar genera problemas para la salud del fumador, de otras personas, y del medio ambiente. El placer de fumar no se compara con el buen estado de los seres humanos y de los seres que habitan este planeta. (Argumento: La salud y bienestar es prioridad antes del placer que provoca fumar)

Persuadir: Sigue fumando y necesitarás un transplante de pulmón en cinco años. (Argumento: El temor que implica una cirugía o un problema de salud)

Convencer: Si no lees el diario no podrás informarte de los acontecimientos actuales. (Argumento: Leer el diario es estar informado)

Persuadir: Si no lees el diario no tendrás tema de conversación con nadie (Argumento: No leer el diario generará rechazo y soledad)

Persuadir y disuadir:

Aún cuando en muchos casos el término convencer pueda referirse a persuadir o disuadir a alguien de alguna idea determinada, sí existe una diferencia entre estos dos conceptos. Persuadir es una noción positiva que busca que alguien adopte una idea o realice una acción. En cambio disuadir es negativo, es decir, es el intento de que el receptor deje de hacer algo o de pensar de una determinada manera.

Ejemplos:

Persuadir: Fuma menos. Gastas mucho dinero en cigarrillos.

Disuadir: Deja de fumar. Gastas mucho dinero en cigarrillos.

Persuadir: En las noches de invierno debes cerrar la ventana porque el frío congela toda la casa.

Disuadir: En las noches de invierno no debes abrir la ventana porque el frío congela toda la casa.