Conectores adversativos

A continuación aprenderás los principales conectores adversativos y su función.


Los nexos adversativos unen proposiciones que expresan juicios incompatibles o contradictorios. Por lo tanto, siempre hay en este tipo de relación un miembro adversante y otro adversado. Esta oposición puede ser total o parcial, situación de la que dependerá su clasificación como adversativa excluyente o adversativa restrictiva. Funcionan como conectores adversativos: pero, sino, mas, aunque, sin embargo, no obstante, por el contrario, antes bien, sino que, entre otros.

Conectores adversativos excluyentes.

En este caso, una de las preposiciones unidas por la conjunción se excluye. En la oración que precede al nexo es común que exista una negación. Veamos algunos ejemplos:

No iré el lunes, sino el martes.

No comí lentejas, sino que porotos.

También funcionan como conjunciones adversativas excluyentes los siguientes adverbios: sólo y menos. Por ejemplo:

Como de todo, menos zapallo.

Caminaré sólo la ladera del cerro.

Por último, pueden utilizarse en función adversativa los participios: salvo y excepto. Por ejemplo:

Fuimos todos, excepto la abuela.

La mayoría tuvo buen comportamiento, salvo los más revoltosos.

Conectores adversativos restrictivos.

En este caso, una de las preposiciones unidas por la conjunción restringe, contradice u objeta lo dicho por la otra. A continuación algunos ejemplos:

Escuché con atención, pero no entendí.

Quise llegar a tu fiesta, mas tuve un contratiempo.

En estos ejemplos puedes ver cómo la segunda proposición objeta lo mencionado por la primera.