Conectores de finalidad

A continuación conocerás el concepto y algunos ejemplos de conectores de finalidad.


Los conectores son las palabras que utilizamos para relacionar las ideas que queremos expresar de manera escrita u oral. Para estos efectos es necesario vincular los enunciados según la conexión que se quiera establecer entre ellos.

Una de estas posibles relaciones es la de finalidad. En este caso se introducen las preposiciones subordinadas que expresan el objetivo o propósito de lo expresado por el verbo en el enunciado. Funcionan como conectores de finalidad: para que, con el fin de que, a fin de que, a que, con el objeto de que, con el propósito de que. Veamos algunos ejemplos de su uso en oraciones:

– Vengo a que me digan el motivo de su muerte.

– Para que entremos en confianza, les contaré mi historia.

– Bajó las persianas a fin de que ningún observador ocasional notara su presencia en la habitación.

– Nos hemos reunido con el propósito de que cada uno de ustedes pueda emitir sus opiniones sobre el tema.

Muchas frases prepositivas cumplen esta relación de finalidad (a fin de, con el objeto de que, con el fin de, etc.) y la preposición “para”, por ejemplo: Lo hace para presumir.