Conectores temporales

A continuación veremos los principales conectores de temporalidad.


Así como los conectores permiten relacionar los enunciados según su propósito comunicativo, también permiten evidenciar situaciones asociadas al tiempo. En este caso se introducen preposiciones que denotan una circunstancia de tiempo. Por lo tanto, cumplen la misma función que un adverbio de tiempo. Funcionan como conectores temporales: en tanto que, antes que, antes de que, después de que, luego de que, en cuanto, mientras tanto, a medida de que, hasta que, tan pronto como, etc. A continuación algunos ejemplos de su uso:

– Murió antes de que pudiera arrepentirse.

– Cenaremos en cuanto regrese tu hermano.

– Saldrás a jugar después de que limpies tu habitación.

– Va perdiendo la ilusión a medida de que envejece.

También cumple esta función el adverbio cuando, por ejemplo: Te avisaré cuando llegue.