El diálogo

A continuación procederemos a explicarte qué es un diálogo, los rasgos que constituyen sus principales características, dónde puedes encontrar uno y cómo construir un diálogo creado por ti mismo en tan solo cinco pasos.


El diálogo consiste en la comunicación entre dos o más personas. En literatura, los diálogos son muy importantes a la hora de construir personajes, ya que también a través de esta forma de comunicación es que el lector conoce las características de ellos. Para que una conversación o diálogo sean adecuados,  se requiere que solo hable una persona a la vez. De esta forma, no existirán interrupciones entre los interlocutores. El diálogo, además, se utiliza mucho en el género dramático y narrativo, según sus diferentes modos de expresarlo.

En la siguiente enumeración descriptiva encontrarás las principales características que están presentes en un diálogo, además de un mapa conceptual que te ayudará a comprender sus rasgos más importantes.

1. Es una forma básica de comunicación.
2. En el género narrativo, para demostrar que existe diálogo, se antepone el nombre del personaje que habla, seguido de dos puntos y luego se escribe lo que dice el personaje.
3. En el género narrativo, el diálogo puede estar escrito en dos grandes estilos: directo e indirecto.
4. El estilo directo utiliza guiones para indicar el diálogo de un personaje. Ejemplo: Nunca más volveremos o a vernos –dijo María-. O bien se antepone el guion antes de lo dicho por el personaje.
5. El estilo indirecto no utiliza guiones y se indica quién es el que habla mediante las palabras. Por ejemplo: María me dijo que nunca más saldríamos juntos.


¿Dónde puedo encontrar un diálogo?

Como dijimos anteriormente, los diálogos son característicos del género narrativo y género dramático, es decir, están presentes tanto en novelas, cuentos como también en obras dramáticas. En general, encontrarás diálogos en la mayoría de este tipo de escritos, pero son las obras dramáticas las que más los contienen.

1. Construir un diálogo no es trabajo difícil. Recuerda, primero que todo, que un diálogo es un tipo de comunicación entre dos o más personas.

2. Debes definir, entonces, cuántos personajes se verán involucrados en la conversación que construirás. Pueden ser desde dos en adelante. Sin embargo, te recomendamos que no exageres en el número de participantes, ya que mientras más personajes, más complicado se te hará construir un diálogo

3. Una vez que hayas decidido el número de personajes que participarán en la conversación, debes elegir el tipo de texto sobre el cuál escribirás el diálogo. Es decir, si quieres que pertenezca al género dramático y sea una obra dramática, o si quieres que pertenezca al género narrativo y sea un libro, cuento o novela.

4. Una vez que hayas optado por alguna de las opciones anteriores, recuerda que si deseas crear un diálogo de obra dramática debes anteponer el nombre del personaje y luego colocar lo dicho por él. Por otro lado, si has optado por un diálogo de obra narrativa como un libro, novela o cuento, puedes hacerlo de las dos formas que vimos anteriormente: estilo directo o estilo indirecto.

5. Intercala lo dicho por cada uno de los personajes para que de esta forma se cree una conversación fluida entre ellos. Revisa el diálogo antes de darlo terminado y fíjate que sea coherente y tenga sentido.