El Prólogo

A continuación procederemos a explicarte qué es un prólogo, los rasgos que constituyen sus principales características, dónde puedes encontrar uno y cómo construir un prólogo creado por ti mismo en tan solo cinco pasos.


Un prólogo es la introducción a un relato, ubicada al comienzo de un escrito –cuento, novela, poemario, entre otros- que ofrece una explicación de las partes de la obra. Es decir, es un anexo al principio de un libro que ofrece una aclaración sobre aspectos importantes a la hora de comenzar a leer la obra. Los prólogos son muy variados, y pueden incluir desde una reseña sobre el libro que está prologando, una pequeña biografía del autor, hasta un recuento sobre los temas más importantes de la obra. Un prólogo, en resumen, habla sobre el autor, su obra, su contexto o realiza una crítica sobre el libro.

En la siguiente enumeración descriptiva encontrarás las principales características que están presentes en un prólogo, además de un mapa conceptual que te ayudará a comprender sus rasgos más importantes.

1. Un prólogo puede estar escrito por el mismo autor del libro o por algún otro escritor interesado en la obra. Si no es el mismo autor del libro quien realiza el prólogo, generalmente se trata de un intelectual, artista o escritor admirador de la obra del autor que está prologando.

2. La extensión de un prólogo es variable y depende de los temas que se traten en él.

3. Es opcional. Puede incluirse como no incluirse en la obra.

4. Una obra puede tener más de un prólogo.

Como hemos dicho anteriormente, un prólogo puede encontrarse en libros, cuentos, poemarios y obras dramáticas. Por lo tanto, los prólogos están presentes en los géneros narrativo, dramático y lírico. Generalmente, un prólogo se escribe para obras importantes de escritores reconocidos. Si la obra ha tenido muchas ediciones, lo más probable es que te encuentres con más de un prólogo al comenzar a leer.

1. Primero que todo, debes pensar en alguna obra que sea de tu interés. Como hemos visto, puede ser tanto un cuento o novela como también un poemario u obra dramática. Sin embargo, intenta elegir a un autor que ya conozcas o que hayas leído otros libros de él.

2. Una vez que hayas escogido la obra, debes leerla muy minuciosamente. Intenta ir tomando notas sobre los aspectos que consideres más importantes de ella.

3. Revisa las notas que has tomado y piensa en otras obras que hayas leído de aquel escritor. ¿Existen elementos, estilos, temas, personajes o escenarios que se repiten en sus obras? Si es así, entonces escríbelo en tu prólogo.

4. Recuerda que el tema del prólogo es libre. Puedes escribir sobre el estilo del autor, o quizás solamente sobre la obra que estás prologando. Puede que quieras hacer un paralelo entre todas las obras del autor, lo que también es muy válido. Lo importante es que seas muy claro a la hora de explicar estos conceptos. Ten en cuenta que, generalmente, las personas leen prólogos para tener una visión general acerca de la obra, antes de leerla.

5. Revisa el prólogo antes de darlo por finalizado. Ordena los datos de manera que se haga fácil su lectura.