Tipos de poemas: El Soneto

Dentro de la poesía del tipo verbal, podemos encontrar al soneto como uno de sus representantes. En el siguiente artículo se profundiza en este elemento poético, desde su definición, origen  y la presentación de algunos ejemplos.


Definición

El soneto es una composición en estrofas compuesto por dos cuartetos (estrofa de cuatro versos) y dos tercetos (estrofa de tres versos). En su versión clásica los versos son endecasílabos (once sílabas cada uno) y en las versiones modernas podemos encontrar variantes entre  catorce y dieciséis sílabas.

Origen

El origen del soneto se vincula con el Siglo de Oro Español, pues durante el Renacimiento hubo un poeta italiano que alcanzó gran popularidad entre los escritores e intelectuales a causa de su bella manera de escribir poemas; este poeta se llamó Francesco Petrarca y su importancia radica en haber trabajado minuciosamente el gusto por la forma y el fondo de una composición estrófica llamada soneto. En aquella época se le otorgaba mucho valor al concepto de belleza; los cánones estéticos que imperaban tenían un especial cuidado en el respeto por el equilibrio y la armonía. En el plano poético esto significaba crear algo perfecto desde el punto de vista de la estructura y del lenguaje.  Fue tanto el éxito que tuvo la forma de escribir de Petrarca que en poco tiempo se transformó en una fuente obligada de todos los poetas de la época.

Ejemplos

Bendito sea el año

Francesco Petrarca (italiano, 1304 – 1374)

Bendito sea el año, el punto, el día,
la estación, el lugar, el mes, la hora
y el país, en el cual su encantadora
mirada encadenóse al alma mía.

Bendita la dulcísima porfía
de entregarme a ese amor que en mi alma mora,
y el arco y las saetas, de que ahora
las llagas siento abiertas todavía.

Benditas las palabras con que canto
el nombre de mi amada; y mi tormento,
mis ansias, mis suspiros y mi llanto.

Y benditos mis versos y mi arte
pues la ensalzan, y, en fin, mi pensamiento,
puesto que ella tan sólo lo comparte.

Soneto a Laura

 Francesco Petrarca (italiano, 1304 – 1374)

Paz no encuentro ni puedo hacer la guerra,
y ardo y soy hielo; y temo y todo aplazo;
y vuelo sobre el cielo y yazgo en tierra;
y nada aprieto y todo el mundo abrazo.

Quien me tiene en prisión, ni abre ni cierra,
ni me retiene ni me suelta el lazo;
y no me mata Amor ni me deshierra,
ni me quiere ni quita mi embarazo.

Veo sin ojos y sin lengua grito;
y pido ayuda y parecer anhelo;
a otros amo y por mí me siento odiado.

Llorando grito y el dolor transito;
muerte y vida me dan igual desvelo;
por vos estoy, Señora, en este estado.